×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Vivir y morir

Gerardo Luna Tumoine
~
15 de Agosto del 2019 09:13 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La muerte es igual para todos, rico, pobre, blanco, negro, sea o no creyente
Cortesía / La muerte es igual para todos, rico, pobre, blanco, negro, sea o no creyente

La muerte es igual para todos, rico, pobre, blanco, negro, sea o no creyente y podemos analizarla desde dos perspectivas:

Las que tienen una creencia en un Dios, que es una religión Teísta, y que además es sano y útil pensar en Dios como el creador de la vida de acuerdo a un plan, y cuando sucede una muerte desafortunada, parece triste y no tiene justificación, pero debe tener un significado que parece de momento no entendemos, pero si Dios planeo eso, entonces tiene un sentido positivo y es sano pensar así con el propósito de la salvación.

La otra creencia no Teísta, que creen que todo sucede debido a la ley de la casualidad, los eventos felices o eventos tristes como las enfermedades incurables, la vejez, la muerte, debido a causas y condiciones humanas.

Las creencias no Teístas aceptan la renovación, en el momento de la muerte y creen en el renacimiento basado en la continuidad de la mente o como dice el budismo, la mente sutil.

Lo importante es darnos cuenta como está nuestra mente y cuál es su continuidad.

La muerte es muy parecida a cambiar de ropa cuando se vuelve vieja, porque ya no tienen utilidad y cuando ese momento llega, hay que cambiarla por ropa nueva.

También, desde otro ángulo, la muerte significa un dormir profundo, porque la consciencia en cierto nivel está despierta, más profundo está el estado de sueño y más abajo el dormir profundo, y todavía más abajo el desmayo y aún profundo, la muerte.

La muerte significa el momento de cambiar nuestro cuerpo, pero la continuación de la mente sigue. Comprender la muerte nos enseña a vivir mejor, por desalentador que pueda parecer, el hecho es que la muerte nos alcanza a todos tarde o temprano. Entonces, ¿de qué manera prefieres experimentarla?

La muerte es un suceso natural ante el cual tenemos dos posibles actitudes: o evitamos el tema o profundizamos en él. Analizar y pensar en la muerte nos ayuda a reducir el sufrimiento cuando nos aproximamos a ella. Pensemos en el fin de nuestra vida no como una angustia sino como una reflexión saludable.

Para morir bien, debe vivirse bien, se debe distanciarse de emociones como la ira, el apego o el miedo, y cultivando la paz en nuestra mente y nuestra manera de vivir.

Para tener una muerte apacible, es mejor vivir sin violencia. Aunque el cómo y el dónde moriremos está determinado por fuerzas ajenas, nuestro estado mental al momento de la muerte puede influir en que sea apacible.