×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Los Cárdenas mantienen el calor de hogar con piezas de barro

Ángel Martínez
~
16 de Agosto del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




David atiende a su clientela con una sonrisa y les ofrece lo mejor de la mercancía.
Ángel Martínez / David atiende a su clientela con una sonrisa y les ofrece lo mejor de la mercancía.
David atiende a su clientela con una sonrisa y les ofrece lo mejor de la mercancía.
Ángel Martínez / David atiende a su clientela con una sonrisa y les ofrece lo mejor de la mercancía.
David atiende a su clientela con una sonrisa y les ofrece lo mejor de la mercancía.
Ángel Martínez / David atiende a su clientela con una sonrisa y les ofrece lo mejor de la mercancía.

FRESNILLO.- Desde hace varias décadas, el local que se dedica a la venta de productos tradicionales hechos de barro y cerámica son ofertados por María Felipa Cárdenas y su nieto David Bermúdez en el Mercado Hidalgo.

Doña Felipa recordó que su madre fue la que inició el negocio, donde ella ayudaba desde niña, por lo que ha dedicado a la venta de piezas de barro cocido desde hace más de 70 años.

Detalló que con el paso del tiempo su nieto le ha ayudado en el establecimiento, por lo que se convirtió en una actividad familiar, que se ha mantenido con el paso de los años, pues las abuelas les enseñado a sus hijos y nietos que adquirir piezas de barro es una actividad muy mexicana y que hacen el sazón tenga un toque diferente.

Las piezas que se ofertan son desde alcancías, jarros, platos planos y hondos; cantaros para el atole y las que más llaman la atención son las miniaturas, que forman una pequeña vajilla para tomar el té, que son las que se venden para que las familias decoren su cocina, la sala o es un regalo ideal para los amantes de lo curioso, lo artesanal y lo mexicano.

Debido a que en el municipio no tiene los elementos para talleres de alfarería, todos los productos que oferta doña Felipa son de proveedores de otras entidades y los precios varían según el tamaño y diseños de cada producto, ya sea de barro o cerámica.

“No tenemos precios caros, los costos dependen del tamaño, hay cosas que andan en los 80 pesos; es la manera que nos hemos mantenido. Mi mamá murió hace 25 años y seguimos con el negocio”, añadió.

Doña Felipa asegura que hay de todo un poco para toda la familia, pues los jóvenes van por los jarritos para las callejoneadas; las amas de casa, por su vajilla; y los más pequeños por los trastecitos y las alcancías.