×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Festival Cultural Zacatecas
Los pone en jaque la novia de rancho
Alejandro Román
~
21 de Abril del 2014 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Hugo Uribe / La novia platicó a los espectadores su vida amorosa.
Hugo Uribe / Los feligreses fueron sus rehenes.
Hugo Uribe / El público participó representando algunos personajes.
Más de 20 años de trayectoria fueron proyectados por Julia Robles en el escenario de la Ciudadela del Arte.

La actriz zacatecana estrenó el monólogo Novia de rancho, en homenaje a las mujeres que han amado de más y no han sido correspondidas, y a las que se les inculcó que solo de lado de un hombre podrían salir adelante.

La comedia romántica hace alusión a una novia que fue abandonada en el altar el día de su boda, por lo que al día siguiente decide secuestrar a todos los asistentes al templo para que le lleven a Roberto y le cumpla.

Los más de 200 asistentes a la obra interpretaron el papel de rehénes.

La novia dio a los oficiales una hora para que le trajeran a Roberto y mientras esperaban que el plazo se cumpliera, el público escuchó los desafortunados intentos de romances durante su vida.

Su primer desilusión amorosa fue a los dos años, cuando en la guardería el niño que le gustaba platicaba con otra de las infantes.

En tercero de primaria se enamoró de su profesor, a quien le decía oso peludoso, pero más tarde supo que era gay.

En su fiesta de 15 años tuvo la ilusión de bailar con su chambelán, Luis Miguel Pérez Pereza, pero en el vals, mientras ella bailaba con todos, él se apartaba de la pista para entregarle sus caricias a otra jovencita.

La dolida novia conoció a Roberto en una fiesta y luego de varios intentos desesperados por llamar su atención, se hicieron novios.

Después de una hora la policía le llevó a sus tres primeros amores platónicos, quienes le pidieron matrimonio, pero los rechazó.

Cuando estaba a punto de disparar la escopeta que portaba, un policía llegó con Roberto, personaje que interpretó un joven del público.

Él estaba dispuesto a casarse, pero en venganza la novia lo rechazó y luego le disparó.

Ahora esta novia es una fugitiva que tiene como misión impedir la boda de toda mujer que esté en peligro de ser maltratada u ofendida.

Julia Robles aseguró que esta obra no es feminista, pero sí es para que las mujeres eviten someterse a las ofensas y maltratos de los hombres.
Tags