×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

¿Por qué se hacen tamales el Día de la Candelaria?

Notimex
~
31 de Enero del 2015 23:57 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En Xochimilco dicen que como se envuelve un tamal, se cubre a un recién nacido.
Cortesía / En Xochimilco dicen que como se envuelve un tamal, se cubre a un recién nacido.
Los tamales, la Rosca de Reyes y el Niño Dios son elementos que caracterizan el Día de La Candelaria, que se celebra el 2 de febrero en hogares, oficinas y espacios públicos del país.

Sin embargo, pocas personas saben el origen de dicho festejo, dijo el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Andrés Medina.

Explicó que la relación entre la Rosca de Reyes y el Día de la Candelaria surge en España a partir de la mezcla cultural que tuvo lugar durante La Conquista (1518 y 1521).

En entrevista con Notimex, el académico ahondó sobre la tradición del Niño Dios y su vestimenta, que se practicaba tanto en los pueblos nahuas como en los de tradición cristiana, y que consiste en vestir de gala al Niño Dios para anunciar su primera visita a la iglesia.

Medina agregó que, en sus escritos, los frailes explican las pautas de la tradición mesoamericana y novohispana, sin embargo ellos no contaron lo que pasaba en las casas y en las familias.

La tradición se lleva a cabo en todo Mesoamérica, zona relacionada con la cultura del maíz, en la que conviven diferentes cosmovisiones; por un lado, la base alimenticia impuesta por el maíz; y por otro, la proporcionada por la Iglesia.

“El atole y los tamales simbolizan al Niño Dios, es decir, al dios joven del maíz. Además, en Xochimilco dicen que la forma en la que se envuelven, es la manera en la que se cubre a los niños o se les ponen los pañales”, aparte de que la elaboración de los tamales es equiparado a la preparación de un nacimiento, aclaró Andrés Medina.

La elaboración de tamales el 2 de febrero representa un ritual en el que la ingestión del alimento elaborado con maíz representa una convivencia con el dios joven del maíz o el Niño Dios.

Para las culturas mesoamericanas, “el maíz es el paradigma de la concepción de la vida en Mesoamérica, es una figura que nace con una gran esperanza, tiene un ciclo y muere para ser enterrado y volver a nacer”, concluyó el miembro del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM.