×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Vocación de servicio

Juan Carlos Ramos León
~
10 de Mayo del 2015 20:47 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En días pasados tuve la oportunidad de leer un pensamiento del expresidente de Uruguay, José Mujica, que decía más o menos lo siguiente: “Hay gente que adora la plata y se mete en la política; si adora tanto la plata, que se meta en el comercio, en la industria, que haga lo que quiera, no es pecado, pero la política es para servir a la gente”.

No es común encontrar este tipo de convicciones expresas –corroboradas con hechos- en mandatarios de ese nivel, ya que ese pensamiento es el ideal del político que, todos sabemos, muy pocas veces se da en la realidad.

Dentro de lo poco que he escuchado de Mujica se trata de sucesos que van precisamente con esta línea de pensamiento: “la política es para servir a la gente”.

Una vez manifesté en este espacio que la efervescencia electoral hace que salgan aspirantes al hueso de hasta debajo de las piedras y que, estoy 100% seguro, no se trata en todos los casos de gente con verdadera vocación de servicio al prójimo. Por eso los mexicanos ya no creemos en los políticos, porque nos han utilizado para llegar al poder y valerse de él para asegurarse un futuro desahogado y, en muchos casos, hasta lleno de lujos, excesos y excentricidades.

Es el momento de que, desde la autoridad, se establezcan los mecanismos para que se abran más oportunidades políticas para personas que tengan la preparación y la vocación para servir a su gente y se logre que los partidos políticos acaten estas disposiciones y se esfuercen un poquito más en sus procesos de selección. Estoy seguro de que esto atraería a las filas de dichos partidos a personas que, por alguna u otra razón, de momento no se animan a entrarle a la política por no tener la malicia que, desafortunadamente, parece ser el requisito actual que predomina.

Que el lugar para quienes tienen vocación de servicio sea la política; quienes tienen vocación para el dinero, su lugar sea el comercio, la industria o los bancos y que el lugar para los ladrones y corruptos sea la cárcel.