×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La Biblioteca

Aeda. Poesía reunida

David Vega
~
24 de Junio del 2015 20:55 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo /
“¿En dónde surge la necesidad de cantar? ¿Brota de la raíz del alma o de los tropiezos contra las piedras la realidad?”, esto se pregunta la reconocida escritora, Dolores Castro Varela, cuando ella misma se responde al describir la esencia de lo que plasmó la poetisa zacatecana Guadalupe Dávalos, en Aeda. Poesía Reunida, libro del que escribió el prólogo.

Publicado en noviembre del 2014, este texto comprende, en palabras de Castro, “poemas concebidos dentro de una realidad que se ha vivido en la lucha cuerpo a cuerpo con el momento, el día, los espacios, las ciudades.

“Lucha iluminada siempre desde el faro de la imaginación que permite entrever lo que podría ser, o hubiera podido ser, dentro de esa realidad y sin dejar de soñar con rebasarla.”

En Aeda, que significa “poeta que canta las gestas heroicas de los dioses y sus antepasados” en la antigua cultura griega, se concentran 20 años de inspiración y trabajo poético de las mismas vivencias que tuvo la autora en distintos ambientes, lugares y situaciones.

La nostalgia se hace evidente en el primer conjunto de poemas que lleva como título El bosque extiende su ramaje, donde se desprenden “palabras con música propia de la emoción, palabras que cantan lo cotidiano”, afirma, Castro Varela.

Sí, en varios de sus poemas se expresa la soledad, desesperación, en otros “lucha contra constante contra lo establecido como injusto y absurdo”, justo como se nota en otra selección de versos con el tema Los jardines de occidente.

Con la expresión de su escritura es posible imaginar los sitios a los que Dávalos hace mención, como San Miguel de Allende, San Luis Potosí y Fresnillo, lugares que delinea bajo su perspectiva, así como lo hizo para describir su residencia en distinto panorama con Zacatecas de día y Zacatecas de noche.

En esta sección también expresa el sentir de la muerte de su amiga Conchita Ruiseco, a quien dedica Ciudades.

Por medio de poesía, el estudio del lenguaje y la observación del entorno, Guadalupe Dávalos intenta “crear, aun con palabras, la visión de un amoroso sueño, y la aspiración a vivir en un mundo mejor y más justo”, según expresa la poetisa Dolores Castro.