×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Cosas de Jerez

Se puede gobernar con el hígado, el corazón o el cerebro

Javier Torres Valdez
~
17 de Agosto del 2015 22:40 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Sucedió que un día, a alguien del gobierno perredista se le ocurrió aligerar la carga de la nómina de la Dirección de Tránsito y Vialidad y planeó transferir el mando a cada uno de los municipios de Zacatecas, para que los presidentes municipales, se rascaran con las uñas de este nuevo departamento. Dejando a salvo el pago de placas e impuestos inherentes.

Uno de los primeros municipios que aceptó el proyecto fue Tlaltenango.

Ahí los agentes municipales, se dieron a la tarea de remover los bolsillos de los manejadores de ese lugar, quienes se alborotaron más que el famoso arroyo del Xaloco, originando que se usara la policía municipal para detener a los infractores que se negaban a pagar las multas.

La trasferencia de las oficinas y mandos de los encargados de controlar la vialidad, no es tan simple, por el contrario resulta complicado sacudirse de los hombros tal responsabilidad.

Se conoce además que la persona nombrara como coordinador y que anteriormente fungió como Delegado de la Dirección de Tránsito, Transporte y Vialidad, no pasó los exámenes de control y confianza y que por ello fue dado de baja de la corporación.

Surgen de nueva cuenta las preguntas: ¿El monto de las infracciones cometidas, será igual al señalado en el reglamento estatal, o serán fijadas a ojo de buen cubero por algún oficial improvisado?

¿A cargo de quién quedan los semáforos y señalamientos de vialidad?

¿Los infractores pueden ser detenidos por faltas al reglamento de tránsito municipal?

Según comentarios en voz baja, que se escuchan en algunos círculos cafeteros del municipio, la presidencia municipal tiene el proyecto de contratar a 200 policías para el próximo año y 25 oficiales de tránsito.

Pero vemos difícil que eso pueda suceder, pues ni siquiera se está cubriendo la nómina quincenal y hay enormes filas de empleados municipales que se forman en las puertas de los cajeros automáticos, esperando a que el tesorero municipal haga los depósitos para cobrar su salario.

Según fuentes oficiales, se pretende adelgazar la nómina, que fue engordada, en cada trienio, con el fin de pagar los favores de campaña, pero no fue lo peor, sino los altos salarios que ganan los funcionarios de primer nivel municipal.

Al acercarse la fecha del segundo informe de gobierno en el municipio de Jerez, se verán de nuevo cuentas alegres, se darán a conocer diferentes obras, algunas no terminadas, otras no pagadas y muchas más prometidas.

El deseo de los simpatizantes del munícipe Pasteles, a los que ni siquiera les ha tocado una rebanada, es que se enderece el barco para que le vaya bien a Jerez.

Con ello, el presidente municipal podría alcanzar una diputación local y obtener fuero para que sus detractores le hagan lo que el aire a Juárez. (Nomás le arriscó el sombrero).

Algunos que se encuentran cerca del palacio municipal, aseguran (en voz baja), que quien irá por la diputación será la señora Jackie, esposa del alcalde jerezano, quien podría ir como candidata plurinominal, siempre y cuando José Isabel Chabelo Trejo el futbolista, no se le atraviese en el camino, por que recuerde, que si no hubieran quitado de la lista plurinominal al señor Pasteles, hoy tuviéramos al tercer diputado federal en la historia del pueblo.

El primero fue Úrsulo Pinedo, miembro de las camisas rojas de Lázaro Cárdenas, el segundo, solo tenía el rojo en el color de los tomates y Pepe, que sería un diputado Nel blu dipinto diblu.