×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Premura gubernamental

José Luis Guardado Tiscareño
~
26 de Agosto del 2015 21:53 hrs
×


Compartir



Liga Corta




A punto de iniciar el mes de septiembre, en el cuál se enmarcan las fiestas patrias más importantes de los mexicanos y particularmente para los zacatecanos, representa además cuando se concentra un buen número de diversos festejos y conmemoraciones, desde el aniversario fundacional de la Ciudad, pasando por la feria y las fiestas patronales, hasta servir de fecha para la rendición de cuentas tanto del Gobierno del Estado como de la mayoría de los gobiernos municipales e incluso hasta de la propia UAZ.

Es pues un mes lleno de fiestas, magnos eventos y concurrencias, en el que además de los eventos populares que tiene la feria, los informes gubernamentales se vuelven otro de los principales y mas codiciados escenarios para exhibir la popularidad de los personajes políticos y el derroche presupuestal, dejando de lado lo que debería ser el principal objetivo: informar y transparentar los usos y fines de los recursos públicos así como los alcances que ha tenido la administración pública en beneficio de los zacatecanos.

Así mismo, con dichos informes de gobierno da inicio lo que será el último año de las actuales administraciones gubernamentales tanto del estado como de los municipios; las cuales a pesar del discurso y las intenciones oficiales, no han logrado responder a las expectativas que ellos mismo generaron al inicio de su gobierno.

En concordancia de todo lo anterior, durante los últimos días hemos visto cómo, con el afán de legitimar su acciones, se apresuran las obras que a lo largo del año han sido imposibles de concluir, tal es el caso de la Alameda, Plaza de Armas, los nuevos pasos a desnivel y los diversos foros, con lo que se demuestra que las acciones gubernamentales están en función de los beneficios del gobernante en turno y no del beneficio o prioridad de la sociedad.

Al igual que la premura por terminar las obras físicas, muchos de los programas sociales para el apoyo de las personas se condicionan para ser entregados en el marco del Informe de Gobierno, lo cual exhibe una preferencia gubernamental por impulsar las apariencias y no la eficiencia, mucho menos los resultados y alcances de tales programas y obras públicas.

Es lamentable que estas acciones y actitudes de parte del gobierno sigan persistiendo y generalizándose conforme pasan los años y las diferentes administraciones. Es justo aspirar a una administración pública que se preocupe más por le bienestar social y anteponga las prioridades de los ciudadanos antes que su imagen y sus intereses personales o grupales.

Cerca del fin del gobierno, los zacatecanos tenemos la obligación de evaluar el desempeño y el uso eficiente de nuestros recursos para poder constatar el cumplimiento o no de las promesas que llevaron a nuestras autoridades al poder. Hoy, muchas de las demandas sociales que han aquejado a nuestro estado y a sus habitantes siguen sin ser atenidas o simplemente han terminado por ser ignoradas, muy a pesar del discurso triunfalista de nuestros gobernantes.