×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Inspiración

Juan Carlos Ramos León
~
20 de Septiembre del 2015 22:40 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Generalmente escribo sobre las cosas malas que nos pasan. Alguien muy valioso e importante para mí me hizo caer en la cuenta de que con ello solo me vuelvo parte de aquello que tanto repudio y en realidad no aporto nada para mejorar.

No he recibido mejor retroalimentación.

Esto no quiere decir que dejaré de señalar con firmeza las desviaciones a la moral cuando ocurran, pero quiero de ahora en adelante, poner en orden la casa en lugar de pretender ponerle un orden a las cosas que no dependen de mí. Estoy seguro de que haciendo eso, y si todos hiciéramos eso, verdaderamente pondríamos a rodar el mundo para otro lado que para el que actualmente lo hace.

Como parte de esto me puse a reflexionar un poco sobre cuál es el motor de la raza humana cuando ésta se ve tan empantanada en guerras, violencia, injusticia… Y encontré muy gratas respuestas.

Todavía hay grandes líderes, creativos, innovadores, inspiradores, creadores, artistas, y altruistas que son los que vienen empujando y dignificando a la raza humana.

He tenido la oportunidad de conocer a jóvenes emprendedores que nos ponen el ejemplo a los que se supone deberíamos de estar para hacerlo. Me he contagiado de su sed de innovar, de brillar con luz propia y de iluminar con esa luz, aunque sea un poco, el espacio en el que les tocó vivir.

La vida nos pone todos los días una hoja en blanco enfrente para que sobre ella pintemos, escribamos un poema, una carta, una canción o melodía, y hasta el diagrama de un gran invento, pero es precisamente ese momento al despertarse cuando se gana o se pierde el día, cuando la voluntad decide si será bueno o malo, gris o lleno de color; ahí es cuando se marca la diferencia entre quién será líder y el que no llegará más que a simple seguidor.

Hay dos tipos de hombres: los que mueven al mundo y los que se mueven con el mundo; los primeros serán recordados, los segundos, olvidados. Gracias a Dios que en todos pone la semilla de la iniciativa, a veces sólo es cuestión de encontrar una buena fuente de inspiración.