×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Normalidad mínima en bachillerato

Rafael Sánchez Andrade
~
18 de Octubre del 2015 21:46 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La normalidad mínima escolar en los planteles de Educación Básica se establece en el Programa Sectorial de Educación 2013 – 2018, Objetivo 1. Asegurar la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población y particularmente en las líneas de acción de las estrategias 1.1 y 1.1: apoyar a los estados con instrumentos normativos y técnicos, así como con la formación de personal, para asegurar la normalidad escolar mínima y fortalecer el liderazgo de directores y supervisores, así como el compromiso del equipo docente, en su ámbito de competencia, para asegurar la normalidad escolar mínima.

Sin embargo, en las escuelas de Educación Media Superior, no se ha implementado una estrategia que asegure la normalidad mínima escolar, por lo cual me parece importante comentar que en este ciclo escolar 2015-2016, será una de las acciones a supervisar en los planteles federales.

La Subsecretaría de Educación Media Superior, considera que los centros escolares deben cumplir con los siguientes rasgos de normalidad mínima: todas las escuelas deben brindar el servicio educativo todos los días establecidos en el calendario escolar; todos los grupos deben disponer de maestros; todos los maestros deben iniciar puntualmente sus actividades; todos los alumnos deben asistir puntualmente a todas las clases; todo el tiempo escolar debe ocuparse en actividades de aprendizaje; las actividades que lleva a cabo el docente deben lograr que todos los alumnos estén involucrados o se “enganchen” en el trabajo de clase, y todos los alumnos deben consolidar, conforme a su ritmo de aprendizaje, su dominio de la lectura, la escritura y las matemáticas, de acuerdo con su grado educativo.

En la supervisión, se conocerá el cumplimiento del calendario escolar, es decir, si los planteles laboran los 200 días de clase establecidos, así como la asistencia de los docentes a impartir las asignaturas a su cargo, también se conocerá mensualmente el porcentaje de maestros con retardos y el porcentaje de ausentismo de los estudiantes.

La supervisión también dará información del tiempo total de clase destinado a actividades de enseñanza y aprendizaje, y el porcentaje de cumplimiento de los acuerdos de las reuniones de Trabajo Colegiado.
Si a través de la supervisión se logra retroalimentar y apoyar a los planteles para asegurar la normalidad mínima escolar, seguramente se mejorarán las condiciones que faciliten disminuir el abandono escolar y mejorar el nivel de logro académico de los alumnos.