×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Relatos de ocio

Chabelo

Fernando Quijas Valdez
~
27 de Noviembre del 2015 21:05 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Paty Cantú acaba de cumplir años, por lo que es nuestra Chica de la Semana.
Cortesía / Paty Cantú acaba de cumplir años, por lo que es nuestra Chica de la Semana.
Después de casi medio siglo de ser el personaje madrugador más esperado por los niños, así como el más incómodo para los papás, Xavier López Chabelo dejará su ya legendario programa dominical.

El viernes, el niño eterno anunció mediante un video la salida del aire de En familia con Chabelo el próximo 20 de diciembre.

Chabelo aprovechó el video para agradecer tanto a la empresa Televisa como a su público por seguirle durante 48 años en el que fuera el programa familiar más querido por millones de mexicanos.

También, agradeció a sus anunciantes por la confianza que tuvieron en él para promover lo que para muchos de nosotros era la pura felicidad.

Generaciones enteras de niños se levantaban temprano solo para ver a un cada vez más acabado Chabelo comiendo con harto placer un pinche Gansito.

“¿A poco no se les antoja, cuates?”, preguntaba el desgraciado con su característica voz ronca a millones de niños que ni siquiera habíamos desayunado a esa hora de la mañana.

¿Cómo no se nos iban a antojar todas las golosinas y los juguetes que Chabelo presumía en su programa? La bronca era para los papás que tenían que sortear los “me lo compras” de sus vástagos ante cada producto que El amigo de todos los niños anunciaba.

Es el fin de una era. Pero seamos honestos, ya era algo que se veía venir.

Ya no era como antes. El show ya estaba en declive y no era redituable tener un programa que durara tanto para un público cada vez menos interesado en la televisión y con un personaje ya en decadencia.

Lo que sí creo que debe de ser bien interesante es sobre cómo le dieron la noticia a Chabelo de que su programa llegó a su fin.

¿A quién mandas para dar una noticia así? ¿A un ejecutivo? ¿A un becario? ¿A la enfermera?

También pienso en cómo habrá sido la reacción de Chabelo ¿Se enojaría? ¿Lloraría de tristeza? ¿Soltaría un “¡Al fin, chingao!”, de pura alegría?

Ahora, solo queda agradecer a Chabelo por las horas de entretenimiento que nos otorgó a millones de niños, aunque muchos ahora lo nieguen por andarle haciendo al intelectualillo cuando bien que mandaban cartas para aparecer en los Cuates de Provincia. A esa gente solo le toca una espantosa equis o un pedazo de madera para que se siente, cortesía de Muebles Troncoso.