×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Cómo festeja las posadas?

El poeta Arbeláez habla sobre su terrorismo verbal
Alejandro Castañeda 04-12-2015 20:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Alejandro Castañeda / Estuvieron presentes Salvador Lira, Jotamario Arbeláez e Ivonne Sánchez.
El poeta colombiano Jotamario Arbeláez, quien recibió el Premio del Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde 2015, tuvo una amena charla con los alumnos y maestros de la Unidad Académica de Letras de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Previamente a su participación, Jotamario platicó con Imagen sobre la felicidad que sintió el día que le notificaron del premio y que vendría nuevamente a México.

“Estar en Zacatecas para mí es como de fábula, como una circunstancia de las Mil y una noches dada la belleza de la ciudad, pero además me siento emocionalmente bien, me siento fascinante porque estoy recibiendo un reconocimiento a mi obra de toda la vida”, comentó con gran entusiasmo el cofundador del nadaísmo.

Apuntó que en Colombia se sorprendieron por el premio, ya que su poesía siempre ha sido contestaría y agregó que un expresidente se comunicó con él para felicitarlo.

“Belisario Betancur me envió una tarjeta de felicitación cuando se enteró que gane el premio Ramón López Velarde, quien me marcó más emocionado que yo, y me dijo: es una maravilla su premio por lo que significa para su obra, por lo que representa estar respaldado por el autor de la Suave Patria y me la dijo de memoria, cosa que me pareció muy dignificante”, aseguró.

Durante la charla, el autor compartió con maestros y alumnos de la Licenciatura en Letras su experiencia en el nacimiento del nadaísmo, hizo una contextualización de la violencia en su país desde 1948 hasta 1958, donde se vivió la primera oleada de violencia.

Recordó los inicios del movimiento poético que buscaba hacer una crítica al gobierno, las instituciones y la iglesia con acciones y literatura combativa, conformado, por lo general, de jóvenes de clase media baja que buscaban hacer un cambio social.

Explicó como su terrorismo verbal los hizo seguir creyendo en la revolución hasta la fecha, donde la gran mayoría de los nadaístas están en los medios escritos.

Citó el caso especial de Humberto de la Calle, nadaísta que es el mediador en los diálogos de la paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Terminó su participación comentando que los nadaístas serían la salvación de Colombia.