×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Jorge Eduardo Gaytán Muñoz, un motociclista sin miedo a nada

Lucía Dinorah Bañuelos
~
23 de Enero del 2016 21:16 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La adrenalina es una de las principales motivaciones para este deporte.
David Castañeda / La adrenalina es una de las principales motivaciones para este deporte.
La pasión por la motocicleta fue heredada por su padre, quien le regaló la moto en la que practica.
David Castañeda / La pasión por la motocicleta fue heredada por su padre, quien le regaló la moto en la que practica.
Los caballitos son de sus favoritos.
David Castañeda / Los caballitos son de sus favoritos.
Sin manos... ¡y sin pies!.
David Castañeda / Sin manos... ¡y sin pies!.
Volteado de cabeza, el zacatecano demuestra sus habilidades en la moto.
David Castañeda / Volteado de cabeza, el zacatecano demuestra sus habilidades en la moto.
ZACATECAS.- Aunque extremadamente peligroso, el Stunt Riding es la pasión de Jorge Eduardo Gaytán Muñoz, disciplina que demanda una óptima condición física, mucha dedicación y dinero.

Jorge es motociclista profesional desde hace cuatro años, pero cuando apenas tenía 8 años ya se soñaba en la moto haciendo acrobacias y pasaba horas en internet observando y… aprendiendo.

El amor por el caballo de acero le viene de familia, pues su padre al igual que sus tres hermanos son motociclistas, aunque no acróbatas; ellos apoyaban sus sueños, pero no su madre por ser un deporte de contacto con un amplio margen de riesgo.

Aún hoy en día su madre, María Muñoz Rojas, no lo ha visto “en acción”, pero al ver la seriedad con la que se preparaba y su dedicación terminó por aceptar la al Stunt Riding como la pasión de su hijo.

Su primera moto, con la que actualmente hace una infinidad de trucos, se la regaló su padre, Ángel Gaytán Bautista. Es con la que entrena todos los sábados y domingos “todo el día” y hace sus presentaciones donde lo llamen.

A la fecha, ha actuado en casi todos los municipios del estado y ha tenido algunas presentaciones en Aguascalientes; este año su meta es posicionarse a nivel nacional y participar y ganar la competencia de la especialidad de Mazatlán, Sinaloa.

Disciplina primero que adrenalina

A sus 23 años Jorge Eduardo tiene una vida ajetreada e intensa.

Su gusto por el Stunt Riding lo ha llevado a una vida sana y disciplinada que inicia todos los días las 5:40 de la madrugada y termina entre 11:30 y 12 de la noche.

Estudia Mecatrónica en la Universidad Tecnológica de Zacatecas (Utzac) hasta las 3 de la tarde, luego corriendo va al gimnasio, pues debe estar en forma para hacer toda clase de suertes sobre la moto.
Más tarde trabaja en una mueblería y antes de acostarse ensaya en su batería, pues también tiene herencia musical, ya que también su padre y hermanos son músicos.

“Gabriela Angélica, la mayor, es violinista; Lucía Jaquelin, pianista; yo en la batería, mi hermano menor Ángel Alejandro es guitarrista; mi padre es lírico, es guitarrista y tecladista”, dice con orgullo el motociclista que desafía a la gravedad.