×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Feria de la Primavera 2016

Armando Varela El Jerezano, un torero de la legua

Jaime Solo
~
20 de Marzo del 2016 01:10 hrs
×


Compartir



Liga Corta




.El Jerezano se enamoró de la fiesta brava desde temprana edad.
Jaime Solo / .El Jerezano se enamoró de la fiesta brava desde temprana edad.
El matador se lució en la Plaza La Reforma.
Jaime Solo / El matador se lució en la Plaza La Reforma.
Armando Varela Ochoa nació en el municipio de Jerez, Zacatecas, el 20 de noviembre de 1948, hijo del doctor Francisco Eduardo Varela y de la señora María Teresa Ochoa de Varela. 

Armando Varela, mejor conocido en su tierra como Chicho, se enamoró de la fiesta brava por el ambiente que se generaba entre los aficionados por los  festejos taurinos. 

Era tanta la emoción que sentía que a la edad de los 13 años decidió ser torero, iniciando su peregrinar por esos pueblos de Dios de la mano de Luis Espinosa El Rondeño, diestro retirado de los ruedos y de quien aprendió el ABC del toreo, que pronto puso en práctica en las ganaderías de Marcelo Miranda, Anacleto
López y El Roble, dehesas aledañas a su terruño, siendo las vaquillas buenos sinodales para él, pues a pesar de los revolcones y golpes que recibió, no mermaron sus ganas de ser torero.  

Debutó el 24 de junio de 1966 en la feria de Tepetongo, Zacatecas, lidiando eralas de la ganadería de Marcelo Miranda, en una placita de madera cortando una oreja, triunfo que le levantó el ánimo a lo más alto por las faenas que realizó.

El 31 de julio del mismo año se presentó en su tierra natal, en la antigua Plaza de Toros La Reforma, lidiando novillos de Anacleto López alternando mano a mano con Rafael Gil Rafaelillo. Fue otra tarde triunfal y de ahí pa’l real, su maestro y apoderado, El Rondeño, le arregló festejos en la capital zacatecana,
Aguascalientes, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Toluca, Hidalgo y San José Villa de Allende, sin faltar las plazas del estado de Zacatecas.

Fueron cinco años de peregrinar de un joven con condiciones artísticas y percha de torero caro por todo el país mexicano, cortándose la coleta a sugerencia de su señor Padre  en Chinahuapam, Puebla  a finales del año de  1970. 

Retomó sus estudios en la Universidad del Valle de México, para luego emigrar a los Estados Unidos, en donde por 31 años fue diseñador en una empresa. Ya de regreso en su tierra sigue disfrutando de la fiesta brava como un gran aficionado