×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Mossack Fonseca llevó cuentas de Caro Quintero: #PanamaPapers
Excélsior 04-04-2016 12:48 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




CIUDAD DE MÉXICO.- Contra las políticas de selectividad de sus clientes, sobre los que realizaba una investigación para saber el origen de sus recursos, la firma Mossack Fonseca se jactaba de “no realizar ni promover actos ilegales”; sin embargo, #PanamaPapers evidenció que entre sus múltiples clientes se encontraba el narcotraficante Rafael Caro Quintero.

De acuerdo con la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas (ICIJ) a partir de la filtración de más de 11 millones de documentos Mossack Fonseca, en marzo de 2005 autoridades de Costa Rica pidieron a Mossack Fonseca ayudarles a obtener el título de propiedad de una propiedad de Caro Quintero.

La solicitud fue respondida por uno de los abogados del consorcio, en que les aclaró que los accionistas de la empresa offshore decidirían sobre el asunto; aunque se mencionó que en la base de datos sólo había una anotación en la cual indicaba que no había datos de ellos.

Pero… de acuerdo con #PanamaPapers el abogado realizó una serie de intercambios a través de correo electrónico, en los que dejaba entrever que “el verdadero propietario de la finca, y por lo tanto de la empresa, fue el narcotraficante Rafael Caro Quintero”.

Según se advierte en la filtración de documentos, Jürgen Mossack, uno de los tres directores que figuran para la empresa, no estaba interesado en conocer el lado malo de Caro Quintero, por lo que aceptó más por temor la operación con el narcotraficante.

"En comparación con Quintero incluso Pablo Escobar era un bebé", escribió en un intercambio de correos electrónicos, tras de ello Mossack renunció a la representación de Caro Quintero. “No quiero estar entre esas visitas a Quintero después de la cárcel”.

Las autoridades detuvieron a Caro Quintero en Costa Rica en 1985, se le inculpaba de tortura y asesinato en contra del agente de drogas de Estados Unidos, Enrique Camarena Salazar. Fue extraditado a México y condenado en 1989 a 40 años de prisión. El gobierno mexicano confiscó su riqueza - incluyendo una propiedad que pertenecía a una compañía offshore creada por Mossack Fonseca y se lo entregó al gobierno de Costa Rica, que luego se la pasó a Comité Olímpico Nacional de aquel país.