×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

?La educación inclusiva y el papel docente

Claudia Anaya
~
16 de Mayo del 2016 20:46 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Justo en estos días celebramos a los maestros. Esas mujeres y hombres con vocación de transmitirnos conocimientos y con interés de estar en todo momento capacitados para fortalecer el proceso de enseñanza-aprendizaje. Conmemoramos y reconocemos a todos esos docentes que se ocupan de la calidad educativa y la educación inclusiva.

Los maestros son fundamentales para lograr la plena aplicación de la educación inclusiva, esa educación que reconoce y respeta la diversidad, la pluralidad y las diferencias entre todos los educandos. Esa educación que incluye, que no segrega, no discrimina y potencia el factor de desarrollo intelectual, que soporta la individualidad y que envuelve al proceso de aprender, cada quien a sus ritmos y capacidades. 

La tarea de educar, que reconocemos a los docentes, no es responsabilidad unilateral; debe ser interés colectivo, para así, en la pluralidad que envuelve la colectividad, enriquecer y garantizar la educación inclusiva, la educación que merecemos y es derecho de todos. Particularmente garantizarla a los oprimidos, a quien se encuentre en desventaja, a quien envuelva cualquier tipo de vulnerabilidad, a quien tenga necesidades educativas especiales, asociadas o no a una discapacidad.

Es tan importante la profesión docente, como importante es lograr que a todos llegue su labor. Pues además de letras y números, en la escuela aprendemos conductas, desarrollamos valores y es en gran medida en la escuela donde nos vamos formando como ciudadanos útiles a nuestros pueblos. La escuela sí llega a ser nuestra segunda casa, donde desarrollamos lo que en casa también se enseña. Y como todos venimos de una casa, no debemos permitir que ninguno se quede sin escuela. 

Cuando fui diputada local, logramos el derecho a la educación inclusiva. Ahora como diputada federal, intento dejar esta obligación en el marco federal. Pero la realidad no cambia por decreto; nos necesitamos y hago votos en estas fechas conmemorativas por lograr los consensos y voluntades para que nunca más se cierren las puertas de la educación a quien más necesita de ella. Somos producto de nuestras familias, de nuestros maestros y muchos exigimos un alto a la discriminación y un siga a la inclusión. Gracias maestras y maestros.