×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted, ¿ha presenciado algún delito?

Aborto vs. adopto
Juan Carlos Ramos León 13-07-2014 23:40 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




De visita por la capital del país atrajo mi atención una cartelera espectacular en la que podía leerse algo más o menos así: “interrupción del embarazo, porque estás en contra hasta que la necesitas”.

Antes que otra cosa me puse a reflexionar sobre el rimbombante término “interrupción del embarazo”.

Quien le haya cambiado el nombre a lo que antes conocíamos como “aborto” por alguna razón lo hizo.

Sin embargo, aunque la mona se vista de seda, mona se queda; no por cambiarle el nombre deja de ser un acto horrendo, independientemente de las circunstancias entorno a las cuales éste se genere. Y si alguien le quiso cambiar el nombre fue para buscar darnos la parte suave del asunto -si es que la tiene- y ya ahí comienza a oler a engaño.

Después me puse a reflexionar en el tono irónico del mensaje “estás en contra hasta que la necesitas”. Y aquí fui transportándome a lo largo del siguiente análisis.

Mi postura personal con respecto al tema del aborto es en contra. Sin embargo tengo que reconocer que, quienes ostentamos esta convicción muy posiblemente hemos caído en el extremo de condenar a quienes por alguna razón han tenido que dar el lamentabilísimo paso de quitar la vida a un ser inocente sin conocer sus motivos.

Se puso de moda legislar al respecto. El DF fue la primera entidad de la federación en permitir el aborto y asociaciones civiles y religiosas se pusieron las pilas para impedir que otros estados siguieran su ejemplo.

Sin embargo, lo que se buscaba era proteger la vida y aunque esto aparentemente se logró, tuvo que ir acompañado de tipificar como delincuente a quien se practicara un aborto.

Y es que, muy a nuestro pesar, no hay de otra. Si se determina que desde la fecundación de un óvulo ya existe una persona quien debe de ser protegida por la ley, en consecuencia quien atente contra ella comete un delito. Nuestro problema como sociedad es que todo lo queremos resolver con leyes. Como cuando de chicos nos decían: “pues porque así es y se aguanta”.

Yo creo que cuando una mujer se enfrenta a una situación tan terrible como ésta -con sus debidas excepciones, claro está- no debería de ser juzgada pero tampoco justificada. Más bien pienso que, en lugar de estar perdiendo tiempo y dinero en hacer leyes que atienden a las consecuencias deberíamos de estar impulsando instituciones e iniciativas sociales que atiendan a las causas.

¿Cómo es posible que en este país resulte más fácil abortar que adoptar, por ejemplo? ¿Por qué tiene que darse la intervención de asociaciones civiles para disuadir del aborto a mujeres con embarazos no deseados y gestionar la adopción de esos bebés ante un pesado calvario burocrático mientras que para producirse un aborto al cobijo de la ley basta tomar un camión hacia el DF?
Tags