×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Antes de la Batalla
Abril 10 de 1914
Marco Antonio Flores Zavala 09-04-2014 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




El 9 de abril de 1914 fue jueves. En el calendario cristiano estuvo destinado para ser Jueves Santo. Ese día, aunque el papa Pío 10 convalecía en cama, el orbe católico recordó lo que marcaban sus usos y costumbres.

En la vetusta ciudad de Zacatecas, el obispo Miguel M. de la Mora presidió las ceremonias. Lo hizo en la Catedral.

En la tarde de ese 9 de abril de 1914, además de leer fragmentos de la Biblia, el obispo predicó en la hora santa. El teólogo refirió el sermón de las siete palabras.

Luego de la misa, fue instalado un “elegante y vistoso monumento” que, según relatan las notas de la prensa, fue admirado por los fieles. Los otros templos también fueron iluminados y adornados. Los católicos asistieron a ellos.

En las ceremonias del Viernes Santo, el 10 de abril, el obispo de la Mora predicó en cada servicio religioso. En el sermón de pésame, se ha relatado, la peroración fue atildada.

En la villa de Guadalupe también ocurrió el ceremonial de la denominada Semana Santa. En los servicios del viernes, los frailes franciscanos declamaron los sermones.

Tanto el jueves, como el viernes, en las plazuelas de García y del Vergel, próximas al templo de Jesús, sita en la vetusta ciudad de Zacatecas, fueron instalados puestos de comida y otros cachivaches.

Lo visible de los alimentos fueron las enchiladas y el pulque. Mismos que fueron encarecidos a los concurrentes.

Señálese que, si bien las sociabilidades populares estuvieron animadas, el jueves no hubo música que magnificara el rostro profano de la celebración religiosa.

Por cierto, no hubo procesión del silencio. La vigencia de las leyes de Reforma era imponente.
Tags