×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Arriba Aymé Alondra a la edad de las ilusiones
Norma Bernal 07-10-2014 20:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Norma Bernal / Aymé mostró siempre una hermosa sonrisa.
Norma Bernal / Francisco Rodríguez y Juana Leticia Ibarra, padres de la quinceañera.
Norma Bernal / Las amigas de la festejada la acompañaron en cada momento.
Norma Bernal / Marlem, Andrea y Sandra.
Norma Bernal / Arturo Ibarra y Graciela Medellín.
Norma Bernal / Marcos, Alejandra, Gustavo, Fredery y Wendy estuvieron en la fiesta de su mejor amiga.
Norma Bernal / Todos se divirtieron durante el festejo.
Norma Bernal / Patricia, Manuel y Patricia Alejandra.
Norma Bernal / La familia Rodríguez Montes acompañó a Aymé.
Norma Bernal / Los invitados bailaron cada una de las canciones del repertorio.
Norma Bernal / Aymé junto a sus padrinos, Celia y José Antonio.
Norma Bernal / La familia Montes felicitó a la festejada.
Norma Bernal / Los Ibarra aprovecharon para convivir.
Acogida por el amor de sus padres y agradecida con Dios por las virtudes, bendiciones y amor que ha derramado sobre su familia, la bella Aymé Alondra Rodríguez Ibarra entró al templo de Nuestra Señora del Refugio.

Con una hermosa sonrisa, la quinceañera escuchó el sermón del sacerdote en el que le decía que la belleza de la mujer no es externa ni consiste en peinados ostentosos o vestidos lujosos, más bien la belleza es la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible.

Los padres de la joven, Francisco Rodríguez Montes y Juana Leticia Ibarra, estuvieron atentos a la celebración eucarística y oraron por la felicidad de su hija.

Sus padrinos, José Antonio Ruiz y Celia Ibarra, se comprometieron a guiar los pasos de la quinceañera.

Después de la liturgia se ofreció una elegante recepción en el motel La Fortuna.

Ahí, la esperaban familiares y amigos, quienes le demostraron el afecto y amor que sienten por ella.

La fiesta inició con el vals que Aymé preparó junto a sus amigos y uno de los momentos más emotivos fue cuando ella y su padre bailaron su primera pieza de salón.

Más de uno derramó lágrimas por tan mágico momento e inmediatamente después, los asistentes brindaron por la felicidad de la quinceañera y minutos más tarde se sirvió la cena.

La velada continuó con la música del grupo Calessa Show, quien puso un gran ambiente y a los invitados a bailar.
Tags