×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Usted cree que los religiosos católicos deberían dejar el celibato?

Bertina Ponce, seis años dedicada a crear ilusiones
Alejandro Román 09-03-2014 20:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Nallely de León / Bertina Ponce, tanatóloga.


Bertina Ponce Villalobos es una zacatecana que lleva seis años ayudando a niños y adolescentes a tener ilusiones y esperanza en los momentos más amargos de la vida.


Tanatóloga de profesión, decidió fundar la asociación civil Hay vida en mis sueños, con la que ayuda a gestionar recursos económicos para que los niños con enfermedades terminales, como cáncer, lupus, sida y cardiopatías, puedan ver cristalizados sus más grandes anhelos e ilusiones.

Hacer milagros
Cada año organiza un viaje a las playas de Cancún, Quintana Roo, donde los pequeños disfrutan de lo más bello de ese lugar: nadar con delfines, subir al barco pirata, caminar en la playa y sentir la libertad.

En este esfuerzo por cumplir ilusiones, las voluntarias del patronato se encargan de gestionar recursos.

Bertina narró que la historia de Enrique, un infante que tenía leucemia, casi la hacía renunciar.

Platicó que el niño estaba esperando el nacimiento de su hermanita Sofía para que le donara médula y sus expectativas de vida se incrementaran.

Enrique soñaba con tener un perro dálmata, el cual lo consiguieron en Monterrey, pero “el día que se lo entregamos estaba ardiendo en fiebre y a los 15 minutos de jugar con el perrito se le quitó”, recuerda con emoción.

“Con él tuvimos muchos momentos especiales de milagros”, aseguró Bertina Ponce, quien expresó que la partida de Enrique fue una gran herida en su corazón, por lo que estando frente a su ataúd pensó en dejar esta labor.

Fue el mensaje en una corona que decía “Hay vida en tus sueños” que la hizo tener esperanza y aseguró que entregaría todo su esfuerzo en ver sonreír a cada niño al que ella ayudara.

Ayuda en el hospital
Como fundación se encargan de atender a los 42 niños del área de pediatría del Hospital General de Zacatecas.

Su misión la define como ayudar a que se restablezcan los niños no solo en lo físico, sino en lo emocional.

Además, anunció que el 5 de abril cumplirán un sueño más a un niño en fase terminal: es Wiliam, de Villanueva, quien anhela tener una fiesta de 15 años en la que toque una banda.

Dijo que en esta labor aprendió a hablar el lenguaje del corazón, pues aunque no entienda el dialecto de algunos niños, se comunican con las miradas, los abrazos y expresiones.

Ponce Villalobos destacó que después de ayudar a los niños a ser felices también les dan 12 sesiones de tanatología a los familiares de los infantes para que acepten la partida de los menores.
Tags