×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Boda de ensueño, la de Araceli y Osvaldo
Alejandra García 19-05-2014 22:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Miguel Correa / Araceli lució hermosa.
Miguel Correa / Los novios junto a los Márquez Martínez.
Miguel Correa / Se juraron amor eterno.
Miguel Correa / Les desearon lo mejor en esta nueva etapa de sus vidas.
Miguel Correa / Los padrinos colocaron el lazo en símbolo de su eterna unión.
Miguel Correa / La joven pareja junto y sus damas de honor.
Miguel Correa / Los Ulloa Medina, muy alegres.
Miguel Correa / Hubo buen ambiente musical.
Miguel Correa / Margarita de Lira Torres y Javier Martínez Carrillo junto a los esposos.
Miguel Correa / Osvaldo acompañado de sus padres y hermana.
Miguel Correa / Los Martínez de Lira estuvieron presentes.
Miguel Correa / La novia llegó en un auto antiguo.
Elegante ceremonia unió la vida de Osvaldo Alejandro Ortiz y Araceli Martínez bajo la caleidoscópica luz del mediodía, que los vitrales del Templo de Nuestra Señora de Fátima ofrecen a sus visitantes.

La pareja, originarios de Guadalupe, eligieron este recinto para su boda porque a los dos les encanta su arquitectura y lo consideraron el lugar indicado para declarar su amor eterno.

Osvaldo y Araceli se conocen desde hace 13 años, de los que ocho disfrutaron de su noviazgo.

Él le pidió a ella que fuera su esposa después de una cena, por lo que la sorprendió al momento en que le entregó un anillo como prueba de su compromiso, en las calles de la capital.

La boda fue planeada meticulosamente, con preciosos arreglos florales en largas bases de cristal, un trío de cuerdas y una flauta transversal para armonizar la misa.

La novia lució un hermoso vestido pleno de joyas, que compraron en la tienda Ajuar para que fuera especial y tuviera el toque ideal.

Tres pajecitas, muy lindas, vestidas de azul y con tiaras plateadas en la cabeza, cargaron la cauda, mientras que las cinco damas de honor, vestidas de color turquesa, acompañaron a la novia hasta el altar.

Osvaldo bromeó y pasó sus últimos momentos de soltería en compañía de su hermana y sus padres, Leticia Medina e Isidro Ortiz, quienes muy contentos y orgullosos le desearon la mejor de las bendiciones y esperan ganar una hija con esta unión.

La celebraron fue en el rancho El Marengo, de Guadalupe, al que asistieron alrededor de 400 invitados a comer.

“Pos´ me les voy”, dijo Osvaldo a su familia entre risas, añadiendo con una gran sonrisa: “pero me voy contento.”
Tags