×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Peña Nieto: la gloria y el infierno
Sergio García Castañeda 01-09-2014 21:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




El Segundo Informe de Peña Nieto, tiene una carga emocional que tiene como causa esencial la gloria o el infierno de las reformas constitucionales y legales. El tiempo va a ser el juez fiel del éxito o del fracaso reformador. Hoy estamos en el momento más especulativo de nuestra historia.

El éxito de las reformas estructurales del estado depende de una operación jurídica y política eficaz de todos sus actores, si son exitosas se las adjudica el presidente Peña, si son impopulares son responsabilidad de todas las fuerzas políticas que firmaron el Pacto por México.

El Segundo Informe no ha logrado el impacto mediático suficiente para posicionarlo como el gran reformador, dado a que muchos quisieran compararlo con el Benemérito de las Américas.

Otros lo confrontarán con el resquicio fugaz de una apertura republicana de fondo.

La reforma fiscal impactó de manera negativa en la economía nacional, pero no se tuvo la sensibilidad de profesionalizar a los operadores fiscales ni de capacitar a los contribuyentes.

Se quiso hacer una reforma fiscal para sustituir sin éxito a la gallina de los huevos de oro de Pemex.

Ahora ni gallina, ni los huevos serán suficientes para abatir la deuda histórica de México.

Por eso no son gratuitos los miles de amparos que el Poder Judicial Federal está otorgando a los quejosos por la inviabilidad de contribuir en el marco de unos principios constitucionales antagónicos a la realidad de una cultura económica que subyace en la informalidad.

La reforma educativa no es tan mala, el problema principal es que si afectó derechos laborales de los educadores; sin embargo con ella se terminó con el pacto federal en la educación.

La misma suerte sufrió la reforma política electoral, que en aras de la reelección del poder político se ganó autonomía jurisdiccional, pero se perdió el imperio para organizar las elecciones locales.

En la reforma de telecomunicaciones ganó el poder factico de Televisa y TV Azteca, Telmex ni pierde ni gana, solamente se transforma en American Móvil con capacidad de competir sin lealtades y fronteras con Televisa.

La reforma energética se convierte en la enterradora del sindicato de Pemex, con costo al erario federal quien finalmente absorbe en deuda pública las corruptelas de ésta organización sindical.

La soberanía nacional de Pemex y de la Comisión federal de electricidad se convierten en el mayor fraude a la historia, ni bajará el costo de la luz ni de la gasolina, todo seguirá igual.

La cruda política de las reformas estructúrales será cuando despertemos sin renta y sin contribución nacional, mientras tanto el segundo informe seguirá la ruta del nuevo asidero presidencial en donde las reformas nos saben a gloria mientras estemos en el vía del infierno.
Tags