×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Llegó el cartero
Redacción 11-09-2014 22:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Señor director:

El suscrito, mexicano, profesionista, mayor de edad, casado, residente de la ciudad de Zacatecas, capital del estado del mismo nombre y en representación de la estirpe del C. Rodolfo Fernández Bañuelos, me permito saludarlo y a la vez reconocer su trayectoria y profesionalismo dentro del periódico. Asimismo y de la manera más atenta y respetuosa solicito su valiosa colaboración para que se aclare una nota que aparece en la columna El Runrún, de fecha 8 de septiembre del año en curso, del diario a su digno cargo, cuyo contenido manifiesta una situación totalmente incorrecta.

Se hace mención de que se está peleando una herencia a nombre de nuestra finada tía Soledad Fernández Bañuelos, hermana de nuestro señor padre Rodolfo Fernández falleció en el mes de enero del año en curso, señalándolo como beneficiario. Esta información es completamente inexacta y tendenciosa ya que se trata en realidad de dos asuntos diferentes, cuyo cause (sic) se desarrolla en la vía correspondiente, en dos juzgados de lo civil de la capital, siendo actualmente el abogado patrono que se encuentra a cargo en el Juicio Sucesorio Testamentario de nuestro padre el C. licenciado Bernardo del Real Sánchez, no el abogado que se expone en la nota.

A pesar de que este proceso ha cumplido con todos los requisitos y formalidades, desgraciadamente existen personas y familiares a las cuales no les agradó y debe de entenderse que fue la última voluntad del testador, nuestro señor padre, buscando por todos los medios posibles impugnar y oponerse a los mandatos emanados en dicho proceso, obstaculizándolo, como consta en documentos oficiales.

Con este fundamento y basado en las disposiciones a que tenemos derecho enunciadas en la Ley de Prensa vigente, solicitamos se aclare dicha nota, que no tiene ninguna validez ni veracidad, ya que su contenido daña la honorabilidad en primer término de nuestro señor padre Rodolfo Fernández Bañuelos, en segundo término es una falta de respeto a la imagen de nuestra finada tía, la señora Soledad Fernández Bañuelos y finalmente, en tercer término, se está involucrando a la figura de un magistrado y expresidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, el Lic. Bernardo del Real Ávila, quien no tiene absolutamente nada que ver en el asunto que nos ocupa.

Este es un asunto de carácter estrictamente civil, por lo que ha de llevarse con las formalidades correspondientes y en apego total a la Ley Civil en Materia de Sucesiones, debiendo desarrollarse únicamente con los involucrados en el proceso y en la instancia adecuada, ya que mantenerlo o exhibirlo al escrutinio público y dado que la familia no es figura pública se está invadiendo nuestra privacidad, honra e imagen, con la consecuencia de ocasionar un daño moral y difamación, aunado a la exposición a alguna situación de seguridad.

Por lo anterior, esperamos a la brevedad la aclaración a este asunto, como le reitero, en términos del Código Civil Federal y de la Ley de Prensa vigente, en la misma columna y sección donde fue publicada.
Le anticipamos las gracias por la atención que se sirva brindar a la presente y sin otro particular le expreso a nombre de mi estirpe las seguridades de nuestra distinguida consideración.

Atentamente
Ing. Ernesto Fernández LópezSeñor director
Tags