×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Colombiano captura en su arte el cielo de Zacatecas
Raúl Silva 09-11-2014 20:59 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Nallely de León / Para el corte de listón, estuvo acompañado por el cronista del estado, Manuel González; Adela Bañuelos, coordinadora del Sistema Estatal de Museos, y el poeta Juan Antonio Caldera.
Nallely de León / Los cuadros están hechos a base de acrílico sobre papel.
Nallely de León / Los cuadros están hechos a base de acrílico sobre papel.
Nallely de León / Desde hace nueve años, Diego Montoya radica en la capital zacatecana.
Los amaneceres y atardeceres zacatecanos tienen un efecto visual diferente al de cualquier otra ciudad, comenta el pintor colombiano Diego Montoya, que acaba de montar una exposición pictórica en honor a la entidad.

“Ese cielo es maravilloso, quizás por la carga de oxigeno o la altura, pero es muy característico el azul de los amaneceres y el rosa de los atardeceres”, señala.

La exposición Un cielo cruel y tierra colorada, frase célebre del jerezano Ramón López Velarde, comprende una colección de 25 obras que muestran los amaneceres y los atardeceres de Zacatecas.

Los cuadros fueron elaborados en acrílico sobre papel y lienzo, y para dar ese efecto abstracto, el artista utilizó colores degradados y tonalidades multicolores en azul, rosa y rojo, detalla el artista.

Cuatro años tardó en terminar las pinturas, pues no fue una producción continua, pese a que la estética de la región motiva a cualquier artista a pintar sus paisajes, indica.

Desde el pasado 31 de octubre las obras se exhiben en el vestíbulo del Congreso del estado y permanecerán hasta finalizar noviembre.

En sus cuadros refleja una interconexión entre la pintura y la poesía, especialmente la de López Velarde y Roberto Cabral del Hoyo, la cual se visibiliza con los paisajes y atmósfera de Zacatecas.

Ya son nueve años de radicar en la entidad, y con esta colección intenta devolver a esta tierra un poco de su cariño y amor que le ha dado como huésped migrado, manifiesta Montoya.

Adora la capital por ser un espacio donde el arte es un elemento innato que todo artista desea compartir para estimular la creatividad y el talento, dice.

Diego Montoya recuerda que vino al estado invitado por el maestro Manuel Felguérez y desde entonces Zacatecas se convirtió en su casa y su estudio de producción.
 
Tags