×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La monarquía española y la república monárquica en México
Tania Martínez Rivera 05-06-2014 23:40 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




“Con una forma de gobierno absoluta”, es así como se vive en España desde hace casi cuatro décadas hasta que el pasado lunes escuchamos que el rey Juan Carlos I anunció la abdicación del trono para dar paso a su hijo Felipe, mientras que la noticia despertó en la sociedad española esperanza de que la sucesión traiga aires renovadores.

En España se han dado varias movilizaciones debido a la existente inconformidad de la sociedad con los lujos de la gran Familia Real, que ha estado inmiscuida en una serie de desafortunados incidentes, desde la cacería de elefantes en África hasta el pésimo control de la crisis que afecta a las clases populares.

En México, aunque nuestro sistema de gobierno no es monárquico, existen unas cuantas familias que se dan vida de reyes a costa de lucrar con los recursos humanos, materiales y naturales de nuestro país.

En lo que se refiere a asignaciones, según el informe del ejercicio presupuestal de la Casa Real de España 2014, a los españoles les cuesta la monarquía 7.8 millones de euros al año, que son aproximadamente 137 millones 500 mil pesos, lo que equivale al 6.25% del presupuesto para la Oficina de la Presidencia de la República Mexicana.

En la mayoría de los puestos jerárquicos en México en los que el poder recae sobre una persona, como es el caso del presidente de la República, gobernadores, presidentes municipales, magistrados y legisladores, entre otros, es aprovechado este poder para, mediante el tráfico de influencias, realizar negociaciones con grandes empresarios y lograr sus propósitos personales.

Mientras que España ha tenido grandes avances en su economía al entrar al Mercado Común Europeo a pesar de su monarquía, México siendo vecino del país más poderoso del mundo y aun contando con grandes recursos naturales como son el petróleo, la minería, los bosques, las selvas y los extensos territorios para la agricultura, no ha podido salir del hueco y lo justifican con la leyenda “que es necesario privatizar y permitir que los extranjeros administren nuestros recursos”.

Cómo vemos, los españoles están aprovechando la coyuntura de la abdicación para que se someta a plebiscito la permanencia de la corona o la República, por lo que utilizan las redes sociales ya que son un medio de comunicación directa sin la censura de los medios tradicionales. En México podríamos seguir este ejemplo y aprovechar las redes sociales para luchar en contra de dictadores disfrazados de buenos gobernantes.
Tags