×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Referencias
Costos de la violencia y la corrupción 
Ricardo Gómez Moreno 03-12-2013 20:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Son bastante elocuentes las cifras del Índice de Paz México 2013, que el Institute for Economics and Peace (IEP), con sede en Sidney Australia dio a conocer la semana pasada, según el cual el país cayó 45 lugares, ya que en 2008 ocupaba la posición 88 y en este año tiene el sitio 133, dentro de 162 naciones analizadas.

Ante números tan claros y contundentes preferible es que el lector forme sus propios juicios y comentarios.

Vea usted: El costo de la violencia llega a 4.3992 billones de pesos, equivalentes al 27.7% del Producto Interno Bruto (PIB). La cantidad duplica el gasto anual federal en salud o educación.

Los asesinatos de la delincuencia organizada aumentaron 73% en los últimos 10 años, tiempo en el cual se triplicó el tráfico de armas.

Opina el 90% de la población que son corruptos todos los cuerpos policiacos que hay en el país, a pesar de que el gasto público en seguridad y financiamiento para vigilancia han crecido desmesuradamente hasta en 190%.

Durante el último decenio se han cometido anualmente 32 homicidios por cada 100 mil habitantes, lo que triplica el promedio mundial. Además, queda en la impunidad 90% de esos homicidios.

México ya es el segundo país menos pacífico en América Latina, dice el Índice de Paz México 2013.

En los últimos 10 años se experimentó un incremento de la violencia directa, con lo que se redujo 27% la situación de paz, resultado del aumento de 37% en la tasa de homicidios desde 2007.

Los estados con los más altos niveles de paz son Campeche, Querétaro, Hidalgo, Yucatán y Baja California Sur; mientras que los menos pacíficos son Morelos, Guerrero, Sinaloa, Chihuahua y Quintana Roo.

Los estados de Oaxaca, Chiapas y Yucatán experimentaron los incrementos más importantes en sus niveles de paz durante la última década. Oaxaca mejoró su puntuación 22% y Chiapas 17%.

Sin embargo, del Índice de Paz dejas resquicios a la esperanza, porque México tiene un adecuado marco institucional, recursos y servicios públicos de calidad. Esto significa que existe capacidad para alcanzar una “paz positiva”.

Es decir, tenemos herramientas para superar la situación, pero hoy lo impiden altísimos niveles de corrupción, mal funcionamiento del gobierno y manipuleo oficial y privado de la información.

Y para rematar, ayer se informó en Texas que Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, está acusado en Estados Unidos de lavado de dinero y complicidad con cárteles de la droga desde hace decenios. Aquí la Procuraduría General de la República ya lo había investigado y lo declaró inocente.
¿Qué opina usted?
 
Tags