×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Carta al Niño Dios
Crecieron solos con su madre y lucharon como hermanos
Carlos León 04-11-2013 21:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Carlos León / Itzel y Bryan, dos hermanos que darían todo el uno por el otro.
A pesar de que crecieron sin una figura paterna, fueron obligados a abandonar los estudios desde pequeños, dos hermanos aprendieron a salir adelante; aun así, conservan el espíritu y la sonrisa de un niño, aunque a veces hablar con ellos sea como platicar con adultos.

Desde que tiene memoria, el sueño más grande de Bryan es tener una bicicleta, mientras que su hermana Itzel, para esta Navidad solo quiere un nuevo cambio de ropa rojo. 

A sus 11 años y 10 años, ambos hermanos luchan contra una discapacidad motora que limita a Bryan cada vez más, así como con sus ataques de convulsión.

Cuando iban en el kínder, recordaron los menores, los maestros de Bryan se dieron por vencidos muy rápido y lo sacaron de la escuela; Itzel, solo por ser su hermana corrió con la misma suerte.

Huérfanos desde pequeños, su única y mejor compañía fueron ellos mismos, pues aunque peleen a menudo o tengan diferencias, el lazo que tienen como hermanos es más fuerte que cualquier conflicto.

Como su madre pasaba la mayor parte del día trabajando para mantenerlos, Itzel se vio obligada a madurar demasiado rápido y encargarse de que su hermano siempre estuviera bien.

Bryan padece una discapacidad motriz en la pierna y brazo izquierda, misma que empeora con el tiempo, pero ante la falta de recursos, la madre poco puede hacer para ayudarlo.

Actualmente, Bryan e Itzel tienen más medios hermanos, pues su madre tiene novio desde hace tiempo.

Para los hermanos, obtener un regalo esta Navidad significa volver a ser niños y recobrar los años perdidos en que se endurecieron para soportar la vida que les tocó vivir.


 
Tags