×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cuidará Édgar Iván Núñez
Alejandro Román 22-03-2014 19:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




César Chacón / Édgar Iván Núñez.
César Chacón /
César Chacón /
“Ser custodio del patrimonio es un gran compromiso, es proteger lo que nos dio el tiempo”, aseguró Edgar Iván Núñez Castañón.

Él fue nombrado niño guardián de la ciudad como parte de la conmemoración por el 20 aniversario de la declaratoria del Centro Histórico de Zacatecas como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Una de las principales tareas de Édgar Iván Núñez al ser el guardián de la capilla de Mexicapan será conocer a detalle su historia y difundir lo bello y emblemático de este sitio.

El menor puntualizó que una de las principales labores que tendrá como niño custodio es evitar que este sitio pierda su belleza con las marcas de grafiti.

Al respecto, afirmó que esta forma de expresión es negativa cuando se hace en lugares históricos, por lo que instó a los jóvenes a expresar sus ideas en otros sitios.

“Esta responsabilidad me servirá para unirme más a mi familia, ya que cada domingo vendremos juntos a recorrer el lugar y supervisar que todo se encuentre en óptimas condiciones”, indicó Núñez Castañón, quien anhela sentarse en las bancas de madera y escuchar al sacerdote oficiar la misa.

Edgar Iván Núñez recordó que este es uno de los primeros centros religiosos de la fe católica que se construyeron en Zacatecas y fue erigido por indígenas traídos de Tlaxcala y la ciudad de México.

Por tal motivo, el menor custodio afirmó que es de suma importancia mantener vigente y conservado este inmueble.
la capilla de Mexicapan

Ficha 
Edad: 13 años.

Monumento que cuida: Capilla de Mexicapan.

Lo que más le gusta del monumento: su estructura de piedra.

Monumento favorito: Acueducto El Cubo.

Personaje favorito: Miguel Hidalgo.

Si pudieras vivir en otra época, ¿cuál sería y por qué?: "La época colonial, para conocer los orígenes de Zacatecas y su esplendor minero".
Esta capilla fue construida entre los años 1569 y 1570 por la orden de los franciscanos; en un principio se rindió culto y devoción a la virgen de los Remedios y en nuestros días se venera a la virgen de la Candelaria.

Este monumento destaca porque es una de las pocas iglesias de indígenas que aún está de pie, la cual fue construida con un encofrado de adobe revestido con piedra de mina.

En 1939 sufrió un derrumbe que obligó a cerrar el templo al culto público, pero fue hasta 1979 que inició su rescate y hasta 1994 se logró su restauración total.
Tags