×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Cursos de superación
Isabel Orendain 14-08-2014 21:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Busca opciones que te hagan reflexionar y mejorar como persona.
Ahora que empieza el curso escolar, hay mamás que tienen tiempo de sobra y sienten la necesidad de tomar algún curso de superación personal.

Hay que reflexionar y analizar bien qué curso se va a tomar. Es bueno ir una vez a la semana a alguno que te retroalimente y ayude a ser mejor como persona, mujer, esposa y como madre.

Los más recomendables son los que te invitan a aprender temas nuevos que te lleven a reflexionar, a analizar qué puntos de tu vida tienes que cambiar y mejorar, y a enseñarte los medios para superarlos.

Con algunos cursos hay que tener mucho cuidado a la hora de buscar, porque además de cobrarte un dineral, podrías caer en uno donde te hacen un completo lavado de cerebro.

Esto lo digo porque muchos de los cursos ponen a la persona que lo está tomando de forma muy egoísta en primer lugar y la tratan de convencer de que lo que no la haga feliz lo deseche. Es decir, primero tú, después tú y siempre tú.

Te proponen soluciones muy fáciles que te confunden y si estás en crisis en tu matrimonio, con tu familia o con algún tipo de situación, lo que estos cursos causan y han causado en muchas personas (en algunas que yo conozco), es que han dejado esposo y familia; huyen de la situación sin luchar y sin que por ellas haya quedado.

No te hablan de lo que pasa después, de la tristeza que crea tu decisión en ti y los de tu alrededor; de la soledad y depresión que llegas a sentir. No te hablan de que dejas tu problema para meterte en otros mayores.

¡Si ya estás casada, vive bien tu matrimonio y tu maternidad!, busca cursos que mejoren tus relaciones, que te hagan tu vida de mujer, de matrimonio y de familia más feliz.

Date cuenta que ser feliz y tener una bonita familia es lo que quisiste desde niña, es lo que siempre soñaste. Lo bueno en la vida es lo que más cuesta. Lucha, esfuérzate y supérate, pero para el bien de tu matrimonio y de tu familia, que al fin y al cabo vienen siendo tu mayor bien.
Tags