×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Dan la bienvenida a soldado de Cristo
David Vega 16-07-2014 20:20 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Miguel Correa / Hoy oficiará su primera misa al mediodía.
Miguel Correa /
Miguel Correa / Su padre lo abrazó con júblio.
Miguel Correa / Su mamá lo ayudó a cambiar de hábito.
Miguel Correa / Seres queridos y miembros de la Iglesia le hicieron varios regalos.
Con 27 años de edad y un gran amor a Cristo y a sus semejantes, el joven José Manuel Espinoza Torres realizó su ordenación presbiteral con el permiso de Dios, en una santa misa oficiada por el obispo Sigifredo Noriega Barceló en la Catedral Basílica.

Originario de la capital del estado, este nuevo integrante de la Diócesis de Zacatecas tuvo siempre la inclinación al servicio del Señor, pues desde pequeño se le notaba la ilusión de ayudar a los demás por medio del sacerdocio, comenta Víctor Abraham Espinoza Torres, uno de sus orgullosos hermanos.

Esta solemne y protocolaria ceremonia fue efectuada el mismo día que se festeja a la Virgen del Carmen, fecha seleccionada especialmente por el nuevo sacerdote por caer en el santo de su madre, María del Carmen Torres Chávez.

Durante dos horas de la especial ceremonia, el joven realizó varios rituales en los que prometió fidelidad al ministerio que le fue conferido, así como obediencia y respeto al obispo diocesano.

Monseñor Noriega Barceló le dedicó unas palabras de aliento en esta nueva etapa como soldado de Cristo.

“Hoy por hoy el sacerdote que quiere ser buen pastor tiene que ser una persona creativa, que sepa llevar el rebaño como quiere Dios que sea hoy, no como lo quisiera uno.

“Te toca ser sacerdote para el futuro, para este presente que ya está gestando el futuro en estos tiempos nuevos y cambiantes, en que ya no existen las certezas ni se mide en la fidelidad, sino se mide por intereses y pragmatismos, tiempos en los que el amor está desvirtuado y hasta retuiteado en este mundo globalizado que nos lleva a un mundo de la nada”, aconsejó.

Posteriormente, y con lágrimas en los ojos por la gran dicha y felicidad que sentía, su madre ayudó a cambiarle el hábito por una estola presbiteral.

Su papá, Víctor Manuel Espinoza Guerrero, y sus hermanos Juan Pablo y Víctor Abraham, abrazaron dignamente a su familiar.

Así se prosiguió con la eucaristía de manera normal, pero ahora con el nuevo presbítero como auxiliar del obispo.

Hoy oficiará su primera misa en la Catedral Basílica en punto de las 12 del día y los próximos meses colaborará en el municipio de Concepción del Oro.
Tags