×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Desafió Soledad Jáquez a profesionales
Alejandro Román 07-03-2014 22:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Soledad Jáquez, especialista en medicina tradicional.

Desafiando todo, incluso a su marido, Soledad viajó más de mil kilómetros para conquistar otro sueño profesional; al llegar al estado de Morelos la rechazaron por compartir la medicina con la maternidad.


Sus estudios de medicina tradicional los inició en Zacatecas con el doctor Eugenio Martínez Bravo y aun en contra de su esposo, decidió viajar al estado de Morelos para ingresar en un seminario de herbolaria.

Al llegar al instituto, el investigador Xavier Lozoya le dijo que regresara a atender a su familia.

“Me regresé muy decepcionada de esa experiencia; donde yo pensaba encontrar refugio, no lo hallé”, dijo Soledad Cristina Jáquez Méndez, quien recuerda que gracias al cariño y apoyo de su familia superó esta etapa.

Ella combina sus tareas de ama de casa con el desempeño profesional en el campo de la medicina tradicional, aun cuando fue rechazada por ser madre.

Egresada de la carrera de Medicina Humana en la Universidad Autónoma de Zacatecas, se interesó por la medicina tradicional, particularmente la herbolaria, pero en un principio se le negó la oportunidad por compartir su profesión con la maternidad.

Jáquez Méndez se casó antes de concluir la preparatoria y gracias al apoyo de su esposo y su familia logró conquistar dos sueños: ser mamá y profesionista.

A ella le tocó ser pionera de una generación de mujeres que combinaba la maternidad con la licenciatura, aunque tuvo que sacrificar muchas cosas para lograr estas dos metas.

Medicina tradicional
“Al principio, mis colegas que no entendían este concepto de medicina tradicional; me decían bruja, hechicera y hierbera, pero esto nunca me detuvo porque yo sabía que era real”, aseguró Soledad Jáquez.

Explicó que uno de sus principales apoyos para el desarrollo de esta ciencia fue tener el aval de la UAZ para poner un consultorio hace ya casi 28 años: “si bien no siempre me ayudan, por lo menos no me bloquean”, dijo.

Su ingreso a la medicina tradicional fue porque su mentor ayudó a que sanara su hijo de asma bronquial con un tratamiento a base de hierbas; así decidió incursionar en esta medicina alternativa.

Uno de sus logros fue descubrir que la planta “bolsa de pastor” se puede utilizar en el combate de los problemas de hiperprolactinemia, es decir, el incremento de la hormona que estimula la producción de leche materna. La hierba es común en jardines de la capital.
Tags