×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Desconsoladas, víctimas de presunto fraude
Brenda Fernández 23-07-2014 22:31 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Los afectados mostraron una imagen del presunto defraudador.
SOMBRERETE.- Desesperación y tristeza sintieron las personas que fueron plantadas por un hombre que les prometió cruzarlas a Estados Unidos para trabajar.

Mientras esperaban dar su declaración para denunciar el presunto fraude, lamentaron el sacrificio que hicieron para pagar los trámites y el transporte al vecino país que nunca llegó.

José Rueda, uno de los afectados, dijo que tuvieron que vender propiedades para pagarle al presunto defraudador, quien se identificó como Sergio Vallejo.

Ante el coraje y la desesperación, los afectados enviaron un grupo al municipio duranguense de Vicente Guerrero, donde Vallejo dijo tener su domicilio, pero no lo localizaron.

La carnicería El Sacrificio, ubicada en la calle Rodolfo Fierro, que supuestamente era de Vallejo, ya no estaba ni las cosas de este. Fue ahí donde los quejosos supieron que habían sido timados.

“Hasta nos dejó los números de las empresas de Estados Unidos, en las que supuestamente íbamos a trabajar”, dijo José Rueda de la comunidad Luis Moya de Sain Alto.

Explicaron que llamaron a estas compañías, pero ahí dijeron desconocer al presunto defraudador.

Ahora, entre la impotencia y desesperación, esperan que las autoridades logren dar con el paradero de este hombre.

“Nos convenció con su forma de hablar inglés y hasta nos presentó pruebas de papeles que supuestamente ya había arreglado,” expresó Adrián Martínez.

Comentó que Vallejo fue a las comunidades donde se presentó como contratista de visas para trabajo, “les habló bonito” y le creyeron.

Nunca pensaron que los supuestos camiones que esperaban desde las 4 de la tarde del martes a las afueras del auditorio municipal, jamás llegarían. Cerca de 80 personas de varias comunidades, que esperaban las unidades con sus maletas, quedaron desilusionadas.

Alguno afectados cuentan que unos compañeros hasta vendieron su casa para poder cubrir la cuota que les pidió.

Trinidad Aldaba fue uno de los que le dio más dinero a Vallejo: 5 mil 500 dólares. “Nos dijo que llegaríamos directo a trabajar, yo le di el dinero hace un mes; batallé mucho para conseguirlo pues yo me iba ir junto con mi esposa y nos prometió dos visas de turista y trabajo”, dijo.

Vallejo hacía reuniones para conseguir información, pues les preguntaba si era la primera vez que iban, cuál era su situación o si eran deportados. Según los datos que obtenía les cobraba la cuota. “Tenía todo bien estudiado”, advirtió Julio Álvarez.

Hubo algunos que ya eran deportados o que tenían cuentas pendientes en la frontera y para estas personas les prometió arreglarles para que los dejaran pasar nuevamente y solo para iniciar el trámite les pidió 5 mil pesos.

La juez comunitaria, Clara Sánchez, dijo que las denuncias de los afectados se consignarían ante el Ministerio Público. Entre las personas que declaraban estaban Florentino Arroyo, Rogelio Dévora, Felipe Rueda y Ramón Cabral, entre otros.
Tags