×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Disminución de plurinominales a consulta popular 
Juan Francisco del Real Sánchez 27-08-2014 21:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Una de las promesas de campaña del presidente de la República Enrique Peña Nieto fue proponer se redujera el número de representantes populares tanto en la Cámara de Diputados como la de Senadores, esto después de una exigencia generalizada por parte de la opinión pública; esta es una propuesta de campaña que involucra la restructuración de otro poder y no a una actividad de gobierno, pero que atenderá la exigencia social de renovar la funcionalidad del poder legislativo.

Por esta razón, lo mejor es consultar a la ciudadanía y no solo dejarla como propuesta del Ejecutivo.

La idea es preguntar a la ciudadanía si estarían “de acuerdo en que se modifique la Constitución para que se eliminen 100 de las 200 diputaciones plurinominales y las 32 senadurías plurinominales”, esto responde a una exigencia expresada por diversos actores sociales y son ellos, a través de la consulta popular, (la herramienta más concertada y aceptada en la pasada reforma electoral) los que determinarían, si se acepta o no la propuesta.

Lo que se requiere en el momento actual, es un Estado democrático que avance, con un Poder Legislativo que sea peso y contrapeso del Ejecutivo, pero no un lastre sistemático a toda iniciativa, sino un verdadero espacio de representación donde se promueva el debate y la propuesta como la mejor vía para la construcción de acuerdos entre las diferentes fuerzas políticas.

Hace 28 años en la reforma electoral de 1986, se planteaba como exigencia, la imperiosa necesidad de iniciar una transición hacia formas más abiertas y plurales de democratización, por lo que se incrementaron los canales de participación de la sociedad, se redujo la edad para poder ser diputado y senador, se suprimió el registro condicionado, se permitió el acceso a los medios de comunicación, a mayores recursos económicos y también se incrementó el número de diputados plurinominales de 100 a 200 conservando los 300 diputados de mayoría. Un momento histórico que no solo requería, sino que demandaba mayores espacios para la competencia electoral.

Ahora, las demandas y exigencias son diferentes, la primera crítica ciudadana atiende al excesivo gasto que representa las dietas de los diputados para el erario público, por lo que la misma reducción implicaría menor gasto, mientras que en la cuestión política permitirá una mejor dinámica para la construcción de acuerdos a partir del debate y la pluralidad, además, dará mayor respaldo a los diputados electos por mayoría sin perder la adecuada representación de las minorías.

El momento histórico del país permite replantear ahora su eliminación, con un país democrático de instituciones electorales sólidas y confiables, una mayor exigencia ciudadana, mayores espacios de expresión, con alternancia política y sobre todo, con una competencia electoral, se puede considerar la reducción de diputados plurinominales.
Tags