×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted, ¿Tiene licencia de conducir?

El dilema de Pemex 
Sergio García Castañeda 21-07-2014 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Si Pemex y la CFE dejan de ser paraestatales, entonces cómo se convierten en empresas productivas del Estado. Si el Estado deja de tener rectoría o mando sobre las empresas que fueron paraestatales, luego entonces cómo van a manejar la productividad de dichas empresas.

La verdad que es un sofisma difícil de explicar en términos constitucionales y, peor aún, en términos legales; unas empresas que dejan de pertenecer al Estado y que se convierten en privadas jamás podrán tener la virtud de rendirle tributo al Estado, excepto que lo hagan de manera particular.

Por otra parte, del dictamen aprobado en la Cámara de Senadores, que ha fungido como cámara de origen, se aprobó en el sentido de que Pemex y la CFE “son empresas de propiedad exclusivas del Gobierno Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, y gozarán de autonomía técnica, operativa y de gestión”, esto significa que no dejarán de ser paraestatales.

Luego, entonces ¿el gobierno se retira o no se retira de la administración de Pemex y CFE? Según el dictamen, sí se retira de la administración, por tanto deja de tener el control de la exploración, explotación y distribución de los productos de estas dos exparaestatales.

No me explico por qué el gobierno pretende seguir engañando al pueblo de una mentira que no pueden explicar en el sentido de seguir manteniendo la rectoría económica de la Nación.

México no ha podido practicar políticas nacionalistas porque Estados Unidos no se lo ha permitido.

Desde que fue estatizado el petróleo por Lázaro Cárdenas, de manera simulada y al margen de la ley, el Gobierno Federal siempre ha otorgado contratos y concesiones a particulares para explorar, explotar y distribuir los hidrocarburos.

Ahora que ya no existe ninguna restricción constitucional, ni limites en las leyes secundarias para la explotación y para la producción de la petroquímica básica, es natural que estas empresas tengan la consigna de modernizarse, desviando la renta nacional para sus propias empresas y obligándose únicamente a los dictados del régimen fiscal que para ello disponga el legislativo.

Una de las banderas de la reforma energética iba en el sentido de disminuir el poder político de los sindicatos para efectos de la contratación de los trabajadores.

Si bien, es cierto que el sindicato de Pemex dejó de pertenecer al Consejo Consultivo de la “paraestatal”, la verdad es que el poder de contratación de empleados no la pierde. Solamente que en el ejercicio de la desconcentración administrativa se pierda esta facultad.

No obstante que el sindicato de Pemex y de la CFE han sido la causa generadora de la corrupción en nuestro país y esto muy difícil el pueblo lo olvidará.
Tags