×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Usted ha tenido una mala experiencia en un restaurante?

Emocionadas, 50 personas reciben la confirmación
David Castañeda 16-01-2014 21:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Miguel Correa / Elsa Adriana y María Guadalupe con mucha paciencia y devoción esperaban su turno para reciibir este sacramento.
Miguel Correa / Roberto con su madrina María de la Luz.
Miguel Correa / Alfonso y Saúl Valdez, acompañados por Carlos.
Miguel Correa / Daniel llegó lleno de fervor.
Miguel Correa / Luis Mario contó con el respaldo de Ernesto.
Miguel Correa / Héctor y Diana, quien lució un traje típico.
Miguel Correa / María Martínez y la pequeña Diana Ponce.
Miguel Correa / Édgar, muy elegante, y su padrino Armando.
Miguel Correa / Luz María y Valería, quien lucía feliz.
Miguel Correa / Elsa, muy cariñosa, con su madrina Rosario.
Miguel Correa / Sofía Espinoza y Xóchitl Quetzal.
Miguel Correa / Raúl y Emily llevaron las ofrendas.
Alrededor de 50 personas, entre niños y adultos, compartieron la dicha de recibir el sagrado sacramento de la confirmación, como parte del compromiso que conlleva su fe y ser buen católico en la Catedral Basílica.

“La confirmación no es cualquier cosa, es parte vital de nuestra vida como hijos de Dios, con ella iniciamos (junto con el bautizo) a forjar el camino que nos llevará a la dicha eterna en el paraíso”, comentó el cura al inicio de la celebración.

En compañía de sus familiares , cada uno de los confirmados iba acompañado de su padrino, quien en todo momento lo aconsejaba para que correspondieran como se debe al Señor.

Una de las afortunadas para confirmar su amor y lealtad a Dios fue la pequeña Dana Paola Torres Vázquez, la cual iba con un hermoso vestido y a un lado de ella hacían guardia Patricia Argüelles y Francisco Córdova, sus orgullosos padrinos.

Igualmente asistió a este importante acto de fe Édgar de Jesús Rodríguez, quien vestido elegantemente con un trajecito fue aceptado por Cristo para ser uno más de sus hijos.

Asimismo Valeria lucía feliz y a la vez nerviosa de estar en la casa de Dios, pues es un gran paso para todo creyente, pero su madrina, Luz María Romo, le dio confianza y seguridad para que ya no se sintiera ansiosa.

Otros de los emocionados confirmados fueron Diana Yazmín Trejo Espinoza, quien iba en compañía de Héctor Manuel Moreno, su consejero y padrino, tambien la pequeña Xóchitl Quetzal Juely, quien preguntaba a su madrina Sofía Espinoza los protocolos que debía seguir en la celebración religiosa.
Tags