×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



 PRI y PRD ¿abandonan pacto por México? 
 
Luis Pazos 06-11-2013 20:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Algunos legisladores panistas piden que su partido se salga del Pacto por México y no apoye la reforma energética, lo cual es un error, pues quienes se salieron del pacto, es decir, de su fin original, fue el PRI y el PRD.

Los cambios fiscales que recientemente se aprobaron en el Congreso van a contracorriente de lo que necesita México, una reforma fiscal estructural que promueva la inversión, el empleo y el crecimiento.

De hecho el PRI y el PRD abandonaron el Pacto por México al aprobar una reforma recaudatoria, cuyo objetivo es solamente aumentar recursos a corto plazo y no incentivar empleo, inversión y crecimiento estructural.

El PRD le dio los suficientes votos al PRI para aprobar una reforma muy diferente a la estructural que convocó el Pacto por México, a cambio de más recursos a los gobiernos perredistas del DF y Guerrero y más impuestos a los “ricos”, entre ellos a los productores de alimentos calóricos, llamados por ellos “chatarra”, consumidos en su mayoría por el sector medio y humilde.

La posición correcta del PAN es apoyar la reforma energética que necesita México: apertura, no la venta, de PEMEX a la inversión privada, pero con modalidades que le permitan a México ser competitivo para atraer inversión internacional.

El modelo brasileño, originalmente muy competitivo, con las reformas de Lula ya no les interesa a la mayoría de las empresas petroleras privadas para invertir. Los cambios en México deben ser más atractivos de los que ahora tiene Brasil y parecidos al marco energético de Colombia.

El PAN debe dejar claro cuáles cambios se deben hacer para que la reforma energética beneficie a México, atraiga más inversión y cree más empleos y no sea solo una simulación de reforma, como la del 2008, que mediatizó el PRI.

Me gustaría que le fuera bien al presidente Peña Nieto, que el país creciera bajo su mandato y se crearan muchos empleos, pero con los actuales cambios fiscales y con una reforma energética incompleta o mediocre, es casi seguro que entregará un país con desequilibrios fiscales, deuda, desempleo y crecimientos bajos, parecidos a los de la década de los 70 y 80.
 
Tags