×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fariseos modernos
Rafael Flores Mendoza 16-02-2017 23:43 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Recientemente a varios funcionarios públicos zacatecanos que laboran (o laboraron) dentro y fuera del Estado, se les ha vinculado con actos de corrupción, tráfico de influencias y hasta desaparición de recursos. No podemos sorprendernos del rechazo de la población hacia la clase política cuando nos enteramos de semejantes noticias. Pero no sólo es el rechazo, las reacciones de la comunidad que van desde el enojo hasta la indiferencia, y esto es lo que más preocupa.

Dichas prácticas oscuras son el pan de cada día de muchos funcionarios, que a pesar de ello siguen dándose golpes de pecho y rasgándose las vestiduras en su discurso proselitista cada vez que buscan el favor de la ciudadanía en tiempos de elecciones. Es inadmisible que estos personajes sigan  provechándose de la necesidad de las personas, y más aún que les quieran ver la cara con esa doble moral que manejan con tanto descaro.

En estos tiempos en que nuestra frágil democracia se ve amenazada por diversos factores tanto internos como externos, lo primero que debemos buscar los políticos es recuperar la confianza de la sociedad civil, pero tal parece que hay grupos que buscan exactamente lo contrario. Es cuando me pregunto ¿a quién puede beneficiarle, en términos reales, esta forma de actuar contra los intereses de la gente? Al mediano y largo plazo las consecuencias son perjudiciales para todos, incluyendo los pocos que se vieron beneficiados por tales actos de corrupción e influyentismo. Entonces, ¿por qué seguir trabajando de esa manera?

La sociedad debe exigir a las autoridades que se aplique todo el peso de la ley, que no queden impunes los actos de corrupción y que se hagan efectivos con cárcel. Y a esos funestos personajes que señalan con dedo inquisitorio los actos de corrupción de otros, recordarles que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta.

Abogo por que los ciudadanos no nos acostumbremos a vivir en esta realidad distorsionada, que no se nos haga la piel gruesa para seguir soportando los atropellos de unas cuantas personas que sólo ven por sus propios intereses y que sigamos denunciando y castigando las actividades ilícitas en cualquier actividad de la sociedad que las encontremos.

*Twitter @Rafael_FloresM