×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cosas de Jerez
Fincas devaluadas
Javier Torres Valdez 16-09-2013 22:20 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía /
Indiscutiblemente, la Junta de Conservación de Zonas Típicas y Monumentos Coloniales es un arma de dos filos: por un lado dice estar dedicada a proteger a los edificios históricos y coloniales y por otro lado coadyuva a la devaluación en los precios de las fincas de la zona centro de Jerez.

Ningún propietario que pretenda realizar alguna compostura o mejora está en libertad de hacerlo; debe contratar a un arquitecto o ingeniero, para que le haga el proyecto, que deberá presentar a la citada junta, para que esta a su vez, determine que ingeniero o contratista, debe realizar las obras.

Nadie podrá transformar una vivienda construyéndole locales comerciales, en pocas palabras, la zona centro de Jerez, está devaluándose, pues nadie está dispuesto a comprar una finca en malas condiciones para repararla a elevado costo para vivir en la intranquilidad de las ruidosas bandas y tamboras, que les amenizan el rato a las centenas o miles de borrachos, que se ubican en el primer cuadro.

El día de ayer, en las primeras horas de la madrugada, se derrumbó parte del edificio del Portal de las Palomas, el que por años y años mostró un grave deterioro y que por ignoradas razones, no pudo ser reparado, por sus propietarios, hijos de aquel recordado comerciante don Arturo Mercado.

Otra finca de la calle Hidalgo también se derrumbó y de continuar las lluvias serán docenas las fincas afectadas, mismas que por falta de autorización o dinero, en mucho tiempo no han sido reparadas.
La finca derrumbada, se encuentra en la calle Aurora, perteneciente a la manzana que se ubica frente al Santuario y es colindante a la finca de la escuela de la Torre, que dicho sea de paso, también se está en serio deterioro.

No sabemos hasta donde pueda tener intervención la presidencia municipal de Jerez, o la citada Junta de Protección y Conservación de Zonas Típicas y Monumentos Coloniales o incluso el INAH.

La verdad es que mientras en algunas céntricas fincas se levantan muros, se construyen portadas de cantera, se arreglan los frentes y se instalan puertas u otra céntrica zona, se abandonan a su suerte, pues no se permite hacerles mejoras, entonces se destruyen, se devalúan y la verdad es que nadie compra ruinas y menos para tener problemas para rehabilitarlas o reconstruirlas.

Hace algunos números, mencionamos del ruinoso que guarda el edificio De la Torre, donde se aloja el Instituto Jerezano de la Cultura. Nadie ha dicho nada, ni el saliente ni el entrante presidente y definitivamente, si no hay gestiones o no hay trabajo, la ayuda no vendrá del cielo, pues este solamente no está mandando agua. Ahora sí, los jerezanos amanecimos a pan y agua….
Tags