×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De ama de casa a presidenta del DIF
Norma Bernal 26-09-2013 22:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Tomás Vázquez / Clarita Campos trabajará arduamente para quienes menos tienen.
Clara Elena Campos de Muñoz es una mujer dedicada y preocupada por el bienestar de los suyos, aunque hace un par de semana su vida dio un giro de 180 grados al convertirse en la presidenta honorifica del DIF municipal.

Clarita, como la conocen entre sus amigos, fue hija de José Campos Cos y Ana María Bonilla de Campos, creció en un seno familiar de 9 hermanos, quienes le ayudaron a vivir una infancia feliz y llena de hermosos recuerdos, que aún están en su mente y corazón.

Quien la conoce saben que es una mujer siempre pulcra, que gusta de verse bien y sentir a quienes la rodean en un ambiente cálido, pues es una mujer sencilla con una gran calidad humana.

Clarita estudió en el Colegio Patria y ahí mismo concluyó sus estudios como contador privado, al término trabajó al lado de su padre en su negocio familia que era Metalúrgica Fresnillo, durante 3 años.

En ese entonces Clara mantuvo un bello noviazgo con quien fue y es el hombre de su vida, Guillermo Muñoz Popoca, con quien contrajo nupcias a los 19 años de edad.

Desde ese momento Clarita de Muñoz, se dedicó totalmente a su familia, de lo cual no se arrepiente y nunca lo hará pues disfruta su hogar y el tener todo en orden, pues es parte de su personalidad.

Comenta que los momentos más emblemáticos de su vida ha sido el dar a luz a sus hijos Guillermo y Ana Carla, quienes día a día le dieron grandes satisfacciones y a quien asegura los disfruto desde su nacimiento hasta ahora.

Una de las grandes dichas que le ha dado la vida es tener a sus nietos, quienes le dan sabor a su vida.

El estar a lado de un gran hombre que además de empresario es un gran ser humano que está integrado al Club Rotario, también le ha traído satisfacciones como el acompañar a su marido en todos sus compromisos como gobernador del distrito, lo cual le llevó a vivir de cerca la erradicación de la poliomielitis a nivel mundial.

Clarita también dejó ver su lado sensible al decir que los momentos más tristes de su vida fueron la pérdida de sus padres y una de sus hermanas, pero se dice tranquila por todo lo que vivió a su lado.

Una vida de tranquilidad y normalidad se terminó cuando recibió la invitación por parte de Benjamín Medrano a formar parte de su equipo como presidenta honorifica del DIF y aunque al principio lo dudó, después se dio cuenta que por el amor que le tiene a su Fresnillo y a su gente debía de trabar y apoyar a quienes menos tienen.

“Quiero mucho a Fresnillo, está pidiendo algo de mí y yo tengo que hacerlo y ayudar”, declaró.

Comentó que luchará para que a Fresnillo lleguen más programas de apoyo, que abarquen a más comunidades, pues son quien más lo necesitan.

“Este cambio de mi vida espero défrutos y grandes satisfacciones, no para mí, para Fresnillo y para quienes menos tienen”, finalizó.
Tags