×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Periferia
Genaro Codina, un genio musical
Conrado Briseño Guzmán 21-11-2013 23:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Homenaje póstumo en 1942; sus hijas hacen guardia de honor.
Cortesía / El zacatecano es célebre por ser el autor de la Marcha Zacatecas.
Cortesía / Litografía de la Marcha Patria Mía, estrenada en 1894.
Una nota, más otra, un acorde, una melodía igual a una obra; pero no cualquier obra o pieza musical.
Se trata de una joya musical de ritmo marcial, que nos deja un grande, ¿a qué nos referimos?

A través del tiempo se ha tratado de definir qué es un genio y muchos han llegado a la conclusión de que un portento no se hace, nace como tal, y únicamente desarrolla su potencial.

También se ha dicho que es un ser dotado con cualidades de lo alto, y así lo creemos.

Se han mencionado las palabras “que nos deja” ¿por qué se expresan esas palabras en presente? Bueno, porque también creemos que las obras de los genios son para siempre, nunca pasan, siempre están vigentes.

Tal es el caso de la Marcha Zacatecas del genio musical Genaro Codina, que dicho sea de paso, ha alcanzado fama internacional, y mucho se debe a “la palabra”.

Las palabras tienen mucho poder, y como dicen algunos: “Una palabra puede matar o dar vida “, y así se cree.

Además se relaciona con expresiones plasmadas en quizá el libro más conocido y leído en el mundo: “En el principio era el verbo y el verbo estaba con Dios y el verbo era Dios…”.

Si analizamos un poco las palabras de la Marcha Zacatecas, nos daremos cuenta de que son precisamente las que logran, entre otras muchas cosas, encender el fervor patrio, elevarnos a la sublime decisión de entregar nuestra vida, alma y corazón, por la tierra que nos vio nacer; sentir orgullo de ser poseedores de esa gema musical, tener la suerte de haber nacido zacatecanos, sentirse triunfadores porque en ella jamás se habla de darse por vencido, sino vencer; de aquilatar el portento que tenemos de patria.

Fue pues, Genaro Codina, quien inspirado de lo alto, supo cómo detener el tiempo y el espacio, para con su varita mágica crear (otro atributo divino) un ramillete de voces que han resonado en casa y allende las fronteras, y han logrado cautivar a propios y extraños con los acordes musicales de su imponente obra.
Hoy lo recordamos a 112 años de su deceso.

 
Tags