×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Referencias
Golpismo en América Latina 
Ricardo Gómez Moreno 25-03-2014 22:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) comenzó ayer a trabajar en Caracas con la intención de reafirmar su apoyo al sistema democrático de Venezuela y contribuir a identificar a quienes instigan la violencia que en mes y medio de disturbios ya causó la muerte de 36 personas.

Convocada por el arzobispo Roberto Lückert León, presidente de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), la comisión de cancilleres de las 12 naciones agrupadas en la Unasur comenzó de inmediato una reunión de información y análisis, luego de ser recibida por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Esperamos que sus conclusiones ayuden a Venezuela a fortalecer el clima de paz y a reafirmar aún más su democracia, expresó el jefe de Estado y pidió ayudar a consolidar los mecanismos de diálogo político y social.

También exhortó a encontrar la verdad en torno a los 16 mil 270 hechos violentos suscitados en las “guarimbas” (barricadas) instaladas por opositores.

La bienvenida a los cancilleres de la Unasur evidencia el deseo de Nicolás Maduro de que su país y el mundo conozcan la verdad mediante organismos idóneos capaces de contrarrestar la guerra propagandística antivenezolana desatada por medios de comunicación al servicio de Estados Unidos y sus empresas trasnacionales.

En febrero, un Premio Nobel de la Paz, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, llamó a todos los países latinoamericanos a unirse en defensa de la democracia venezolana.

Lo que ha venido sucediendo no son hechos aislados; son intentos de golpes de Estado que avanzan en América Latina con nuevas metodologías; en todos estos casos hay dos factores comunes: Estados Unidos y sus dos corporaciones de comunicación masiva: CNN y Fox, “que difunden propaganda de guerra en nombre de la paz y el odio en nombre de la libertad”, advirtió.

Recordó el Premio Nobel de la Paz que el programa bolivariano comenzado por el fallecido presidente Hugo Chávez resultó triunfador en 15 elecciones democráticas, y que las últimas, que colocaron a Nicolás Maduro en la Presidencia, fueron certificadas por observadores internacionales y calificadas como las más vigiladas de la historia mundial.

Los cambios instaurados por Chávez y continuados por Nicolás Maduro, que restauraron la soberanía nacional, dieron independencia económica e instauraron acciones de justicia y beneficio social, son buenos para la mayoría de los venezolanos, pero no para las oligarquías locales y transnacionales que prefieren riquezas magnas, rápidas y fáciles, aun si para lograrlas deben ignorar leyes y violentar la armonía social.

Queda claro que los intentos golpistas no serán frenados fácilmente. Estados Unidos se rehúsa a perder el petróleo venezolano y solo será contenido si aquel pueblo logra mantener su unidad. Por lo pronto, los esfuerzos pacificadores de la Unasur son una esperanza.
 
Tags