×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Foro Joven
Hablar de Dios desde el sufrimiento del inocente
Cicerón Muro Cabral 09-10-2014 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Este título es el de una obra teológica escrita por el filósofo y sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, conocido por ser considerado el fundador de la Teología de la Liberación.

Sea cual sean nuestras inclinaciones políticas, creo este libro es muy bueno porque nos puede cambiar nuestras perspectivas religiosas (si es que lo somos) en nuestras relaciones individuales y en nuestra óptica de la realidad social cuando en ella tratamos de hablar de Dios.

¿Cómo se puede hablar de un Dios bueno a alguien que sufre?

Gustavo Gutiérrez contesta ésta y muchas otras preguntas utilizando el Libro de Job, que está en el Antiguo Testamento. Por esta razón, esta columna va dirigida para toda aquella persona que en su individualidad y en su visión social habla de Dios.

Los seres humanos a menudo sufren y es en ese instante a veces nos preguntamos ¿por qué yo?, hacen un acto de introspección y ven que en su vida no han hecho algún acto tan malo que justifique la cosas malas que les están pasando, creen que son inocentes.

Frente a ello, existen personas “religiosas” que ante las desgracias del inocente, solo pretende hablar para encontrar faltas en las personas en las cuales se puedan justificar esas cosas malas que nos pasan.
“Dios te está castigando por algún acto malo que cometiste”.

Tal vez para algunas personas esto suena absurdo, pero esta situación es muy común en nuestra sociedad, frente a este tipo de personas se les puede afrontar con simples evidencias que no involucran a Dios o, afrontarlos en su propio terreno, en el de la teología.

A este tipo de personas, que no hacen más que demostrar la enorme ignorancia e incredulidad de su creencia religiosa, se les puede comparar con los amigos de Job; ellos, al ver Job sufriendo, lo único que hicieron fue dar grandes discursos tratando de argumentar que todo sufrimiento que vive Job, está justificado por Dios pues es un castigo a las malas obras que ha hecho. ¿Qué hizo Job?

En este libro se nos enseña que Job decidió no reconocer una religión que condiciona y calcula, saber comulgar con los sufrimientos y aceptar que el conocimiento humano sobre Dios suele ser muy deficiente, Job se mostró rebelde contra el sufrimiento, se atrevió a defender su inocencia, enseñó que la creencia en Dios puede ser un consuelo ante el sufrimiento del inocente.

Si el cristiano dice que el amor y la solidaridad son los valores que le representan, entonces debe ayudar a quienes sufren, intentar aliviar el sufrimiento de éstos, en vez de hacer tontos juicios sobre “castigos merecidos”.

Estudiante de Filosofía de la UAZ
Facebook: Cicerón Muro
Twitter: @CiceMuro
Tags