×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Qué parque cree que requiere remodelación?

Helados El Nilo festeja 75 años de tradición
Alejandro Castañeda 29-06-2015 23:09 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Mariana Hernández / Toda la familia y amigos de esta empresa celebraron en la Plazuela Goitia.
Mariana Hernández / Los carritos fueron bendecidos antes de que comenzara la misa.
Mariana Hernández / El padre felicitó a la familia por mantener esta tradición.
Mariana Hernández / Se estima que regalaron helados a mil 500 personas.
Mariana Hernández / Las mejores variedades fueron preparadas para este día.
Mariana Hernández / Todos querían una deliciosa nieve.
Mariana Hernández / Los más pequeños portaron una lona conmemorativa.
Los Helados y Nieves Tradicionales Zacatecanos El Nilo tuvieron un gran festejo por su 75 aniversario en la Plazuela Goitia, donde agradecieron a sus clientes y amigos la preferencia que han tenido a lo largo de estas décadas de tradición.

A las 5 de la tarde, la familia González Núñez acudió a la Catedral para celebrar una misa de acción de gracias y recordar el legado que dejó Pedro Núñez, fundador de El Nilo.

Antes de entrar al recinto religioso, los carritos típicos en los que se venden los helados fueron bendecidos. 
Durante la ceremonia, el padre felicitó a cada uno de los miembros por mantener viva una tradición que ha estado presente en la vida de varias generaciones zacatecanas. 

De igual forma, el sacerdote recordó que a su abuelita le gustaban mucho los helados que solían vender en la esquina de Catedral, gusto que él también compartía. 

Al término de la eucaristía, la familia González Núñez se trasladó a la Plazuela Goitia, donde obsequiaron sus helados a aproximadamente mil 500 personas. 

En el festejo, el payaso Foforito divirtió a chicos y grandes. 

Durante el acto, Elva Núñez Esquivel, hija del fundador, recibió un reconocimiento por parte de las autoridades municipales por preservar esta tradición en la ciudad.

El legado
Los helados El Nilo fueron fundados en 1940 y entre sus productos más representativos están los helados rellenos de ate de membrillo en forma de cilindro, con una punta cónica que lleva mermelada de guayaba.

La idea de vender los helados de esta forma fue de Pedro Núñez, quien se inspiró en las torres de Catedral y decidió ponerle a su negocio El Nilo, al confundir el nombre del río Bravo.  

Actualmente, son cuatro generaciones las que han preservado la forma original en la que se elaboran los helados.

La matriz se encuentra en la calle Segunda de Matamoros en el Centro Histórico de la ciudad, donde se mantiene bajo secreto la receta original.