×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Infarto a los pobres 
Édgar Félix 09-12-2013 21:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Por supuesto, López Obrador es populista: habla de los pobres y se atiende como rico al primer infarto.

Al menos no fue a someterse a una angioplastia del corazón a Estados Unidos, pero sí fue a uno de los hospitales más caros de México: el Médica Sur, en el cual la colocación de un stent coronario vale más de 160 mil pesos, más gastos de hospitalización, estudios de laboratorio y médicos. ¿Cuántos mexicanos pobres no se han salvado de un infarto por la obturación de una arteria coronaria -como fue el caso de López Obrador- en las clínicas del IMSS, del ISSSTE y del seguro popular, sin tener la posibilidad de pagar más de 400 mil pesos por una atención de primer mundo? Indignante, por la contradicción del dirigente de la izquierda mexicana.

¿Por qué no fue al hospital de especialidades, del IMSS, de Cardiología del Siglo XXI? que tiene una atención similar o mejor que Médica Sur.

Quisiera pensar que no fue por miedo, por supuesto, ni por saberse en las manos de inexpertos, ni tampoco por falta de afiliación al IMSS, ni tampoco por desdén a los miles de mexicanos que se han recuperado en este nosocomio de primer nivel de México, porque andar pregonando a los cuatro vientos que primero los pobres y atenderse en hospitales de ricos es una contradicción redonda.

El tipo de infarto que sufrió AMLO no está considerado como grave, es perfectamente controlado y más una angioplastia a la que fue sometido.

Si López Obrador no fuera ese líder de masas que se vende como preocupado por la situación de los pobres de este país no tendría sentido este artículo, cierto; sería banal, inocuo y sin fundamentos, pero atenderse un problema cardiaco, aún y que tuvo un infarto, que se resuelve con una angioplastia es, para el caso de este paciente, una contradicción política. Es muy fácil hablar, don Manuel, y actuar distinto.

Los servicios médicos en México cada vez están más separados entre pobres y ricos. Inimaginable que una persona con capacidad económica se atienda en el IMSS o en el ISSTE, y ya no digamos en el Seguro Popular que tanto dicen los políticos que cuenta con equipo del primer mundo. ¿Por qué al menor padecimiento corren hacia Médica Sur o el Ángeles, o a Houston, donde se atienden la mayoría de nuestra clase política?

Es indignante y más si se trata de un líder de la izquierda mexicana que ha dicho hasta el cansancio que su mayor lucha es para evitar la pobreza en México.

En el IMSS o el ISSSTE, y ambas instituciones pueden atenderlo pagando el servicio aunque no esté afiliado, le hubiera salido muy barato y con muy buen nivel, en vez de desembolsar más de 200 mil pesos en Médica Sur, además de la publicidad que le generó al hospital, es indignante para los pobres que su líder moral se atienda en un lugar que ni por sueños podrá pagar un obrero.
 
Tags