×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Irradian felicidad por su unión María Luisa y Luis Humberto
Jesús Murillo 28-09-2013 21:21 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Josué Márquez / Los enamorados lucieron muy contentos durante toda la celebración.
Josué Márquez / Rosalío Villa y Oliva Ramírez, papás de la novia.
Josué Márquez / Armando, Rosaura y Sara.
Josué Márquez / Julieta Soriano, María Luisa Villa Nava y Alicia Mora.
Josué Márquez / Daniela, Rosalío y Raquel Bucio, abuelita de la novia.
Josué Márquez / Aldo Hernández, Rosalío Villa, Luis Humberto, Francisco del Muro y Lino García.
Josué Márquez / Guadalupe García, Yoally Ortiz y Armando Romo Jr.
Josué Márquez / María de Lourdes Villa y Leonor Solís Ibarra.
Josué Márquez / Yaolly, Adriana, Marisol, Saru, Claudia, María Luisa, Diana, Alejandra, Karen y Dane.
Josué Márquez / Sus seres queridos los acompañaron en este día tan especial.
Josué Márquez / Ambos le mordieron al pastel.
Con una sonrisa de oreja a oreja, María Luisa Villa y Luis Humberto García Solís celebraron su unión en matrimonio, arropados por el cariño de amigos y familiares.
Para festejar esa fecha tan especial, la pareja eligió al restaurante El Barretero, a donde llegaron todos los invitados después de la ceremonia religiosa celebrada en el Templo de Guadalupito.
En todo momento María Luisa y Luis Humberto, que ya llevaban cinco años de conocerse, lucieron llenos de dicha.
Los padrinos de lazo fueron Rosaura Román Villa y Armando Romo; las arras fueron entregadas por Oliva Amalia, madre de la novia, y su padre Rosalío, mientras que de anillos los padrinos fueron la madre del joven novio, María Elena Salas, y su hermano Lino García.
La joven novia fue consentida toda la noche por sus amigas Claudia, Alejandra, Karen y Vasti, a quienes conoce desde la secundaria, así como el recién casado disfrutó su primer día de casado con sus amigos Aldo y Francisco.
Los invitados disfrutaron de un delicioso y surtido banquete muy a la mexicana, pues había desde una barra de enchiladas, hasta una gran parrillada, delicias que cautivaron los paladares de los ahí presentes.
Además, los recién casados y sus acompañantes degustaron un delicioso pastel de bodas.
Para no perder el toque mexicano, estos deliciosos platillos se hicieron acompañar por un tequila, lo que encendió los ánimos para que los todos en dicha celebración se atrevieran a bailar y pasaran una velada inolvidable al ritmo de la salsa, cumbia y un poco de rock and roll.
Ycomo no podían faltar, hubo momentos para unas cuantas baladas románticas.
Tags