×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Krizia y Matías, el uno para el otro
Raúl Silva 10-11-2014 21:59 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Nallely de León / La pareja se conoció hace alrededor de cinco años y quedaron profundamente enamorados.
Nallely de León / Benjamín García y Gloria Murillo, padres de la novia.
Nallely de León / Andrea y Alba Escalante, con Adilene Mandujano y Caudia Sáenz.
Nallely de León / Paulina Ramírez, Linda Gómez, Édgar Gavaldón, Eva Aldana, Jessica Oliveros y Antonio Torres.
Nallely de León / Gastón Romero, Sergio Pérez, Aníbal Martínez, Alejandra Gutiérrez, Mayra Ruiz, Fátima Márquez, Daniela Martínez, Belén Martínez y Laura Casas.
Nallely de León / Jennifer Torres, con Ulises García.
Nallely de León / Maracel Mendoza y Jesús Muro.
Nallely de León / Su amor traspasó las fronteras.
Nallely de León / Los detalles destacaron en la celebración.
Nallely de León / Amelia Rivera y Antonio Ramírez.
La historia de amor de Krizia y Matías no pudo tener mejor inicio que el tan ansiado “sí, acepto”.
Su boda fue como la soñaron, sofisticada y emotiva.

Hace cerca de cinco años se conocieron y supieron que eran el uno para el otro y su amor traspasó fronteras, pues ella es zacatecana y él, chileno.

La Capilla de Nuestra Señora de Bernárdez fue el lugar donde consagraron su amor ante Dios.
Los papás de la novia, Benjamín García y Gloria Murillo; y los del novio, Óscar Vatel y Yeny Gallegos, estuvieron contentos al ver a sus hijos realizados.

El vestido de la novia es uno de los elementos más importantes de un enlace matrimonial, y el de Krizia fue de ensueño, en color blanco con corte español.

El escote strapless le dio un toque de romanticismo; todo el vestido fue confeccionado en encaje de seda.

Matías optó por un frac gris oscuro, que lo combinó con una camisa blanca y corbata café para dar contraste.

La recepción del nuevo matrimonio fue en el Salón Fenicia del Hotel Hacienda Baruk.

La decoración fue sobria y sofisticada con grandes cortinas y tapetes al estilo árabe.

Alrededor de 120 invitados se sentaron en unas delicadas mesas con manteles en oro y blanco; las vajillas de cristal y cerámica complementaron la decoración.

Se sirvió una deliciosa cena de tres tiempos. La entrada fue una crema de pistaches con almendras; seguido del plato fuerte, suprema de pollo a la ciruela. Y de postre, se degustó pastel.

Tequila, whisky y brandy fueron las bebidas que se sirvieron.

Krizia y Matías viven en Playa del Carmen, pero decidieron casarse en Zacatecas. Eligieron Sudamérica como el destino de su luna de miel.

Entre los invitados había una comunidad de chilenos que viajaron a la capital para presenciar la boda de los jóvenes.
Tags