×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La Pascua en Pilsen, Chicago
Redacción 19-04-2014 20:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Parroquia de Saint Adalbert.
La Pascua, la fiesta más importante del calendario católico, se celebra hoy en este 2014, un año y nueve días después de que el cardenal Francis George publicara una declaración oficial de la Arquidiócesis de Chicago en apoyo a la reforma migratoria.

El propósito de esa declaración fue animar a la comunidad católica local a proponer activamente cambios legislativos y sociales. George escribió: “Ahora es el momento de reparar un sistema que no funciona”.

Para conocer la respuesta a esta solicitud, y las conexiones entre la teología católica y las realidades que enfrentan los migrantes, se entrevistó a tres líderes de la fe en Pilsen, un barrio con una gran población latina en Chicago.

El diácono Juan Domínguez, quien ha trabajado en la iglesia Saint Adalbert desde 1990, subrayó: “(Muchos sacerdotes estadounidenses) están apoyando a la reforma migratoria y creo que mejorar la situación de la inmigración es bueno, es bueno para mi comunidad”.

“Así habrá menos deportaciones y menos divisiones de las familias”, agregó.

Domínguez también estableció conexiones entre las lecciones bíblicas de la Cuaresma, que precede la Pascua, y la migración. “Jesucristo tuvo que emigrar a un país extraño … emigró a Egipto. Lo que nos queda a nosotros es luchar para que en el futuro logremos el sueño de una reforma migratoria”.

Según Domínguez, los cambios que él ha visto en sus dos décadas trabajando en Pilsen son positivos. “Esta comunidad está marchando bien”.

El optimismo sobre la comunidad católica de Pilsen no es universal.

R. P. Mark Enright, sacerdote de las parroquias Saint Adalbert y Saint Paul, comentó que, por lo general, “el barrio es menos católico de lo que era en el pasado”, atribuyendo este desplazamiento religioso a los cambios generacionales y demográficos.

Además, juzgó que el aburguesamiento de Pilsen afecta a su población: “Es mi percepción... que este barrio es mucho menos el puerto de entrada para los inmigrantes como solía ser”.

Para R. P. Charles W. Dahm, sacerdote que ha servido en la parroquia Saint Pius V por 28 años, la comunidad de migrantes, ambos dentro y afuera de Pilsen, sugiere un paralelismo profundo con la Biblia:

“Jesucristo creyó claramente en dar la bienvenida a los desconocidos y foráneos, y él lo hizo cuando dio la bienvenida a los samaritanos, quienes eran el grupo de inmigrantes (durante esta época)”.

En celebración de la Cuaresma y anticipación de la Pascua, Dahm continuó, “predicamos mucho los domingos sobre la justicia social... y los pecados que cometemos como un pueblo”.

Angélica Lasala
Estudiante de Reportaje en español en Columbia College Chicago
gente@imagenzac.com.mx

 
Tags