×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reflexiones
Los limpiadores de vidrios
Isabel Orendain 05-06-2014 23:40 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Debemos practicar la amabilidad en la familia, con los amigos, con los vecinos y con todas las personas.
La amabilidad es una palabra que significa “tratar con afecto, con amor”.

Cuando alguien no muestra amabilidad hacia tu persona, el sentimiento que te causa es muy desagradable.

En el fondo todos deseamos que las personas sean amables con nosotros, todos queremos un mundo mejor, en donde no existan pleitos, malas caras o agresiones.

Para que esto suceda, tanto nosotros como nuestros familiares debemos de comenzar a practicar el trato hacia los demás con actitudes propias como la amabilidad.

Seguramente has comprobado que dentro de tu nucleo familiar el ambiente y la dinámica siempre mejoran muchísimo si entre todos somos amables.

Afuera, con las personas que no conocemos resulta más difícil, sobretodo en estos tiempos en que desconfiamos de nuestros semejantes.

El otro día que pensaba en eso, me propuse ser amable con todas las personas de afuera con quien me topara en la calle.

Iba en mi auto y me tocó el semáforo en alto, la banqueta de un costado estaba llena de muchachos limpia parabrisas.

Entonces, cuando se acercó uno, recordé que no traía monedas para darle, al instante recordé mi propósito y, voy a confesar, me costó bastante ser amable.

Le dije con una sonrisa, “no limpies el vidrio, no traigo dinero, pero cuídate mucho y que Dios te bendiga”. Me impactó lo que él me respondió: “Señora, gracias por sus deseos. Viera que todas las señoras que traen trocas así como la suya nos tratan tan mal”.

Me quedé avergonzadísima, ¡No es posible que seamos así! Debemos ponernos a pensar en ellos y en lo que sentirán de ver puras caras agresivas y de oír palabras ofensivas.

Si todos nos propusiéramos ser siempre amables con las personas que están ahí en las banquetas, limosneros, tragafuegos y vendedores, las cosas serían distintas.

No nos cuesta nada; comencemos hoy. No sabemos su situación, no sabemos porqué están así; no los juzguemos, no somos nadie para maltratarlos.

Reflexionemos y enseñemos a los nuestros el valor de la amabilidad, a tratar a los demás como personas con dignidad, que valen igual y que tienen sentimientos como cualquiera de nosotros.
 
Tags