×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted ¿Desde qué edad comenzó a trabajar?

Periferia
Manifestaciones del 1 de Mayo
Eric Nava Muñoz. 01-05-2014 23:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Manifestaciones del 1 de mayo, de Public Movement, 2010.
A finales de los años 80, las manifestaciones de trabajadores en Berlín occidental se tornaron violentas. Esto ocurrió como una respuesta frente a los esfuerzos de la ciudad por silenciar las marchas de los trabajadores.

En la actualidad, aunque las manifestaciones se han vuelto menos provocadoras, atraen a grupos anticapitalistas de toda Europa.

En 2010, los artistas israelíes Dana Yahalomi y Omer Krieger, quienes trabajaron juntos como Public Movement de 2006 a 2011, crearon cinco canales de radio con música y comentarios, como un soundtrack para las marchas del 1 de mayo.

Quienes asistieron recibieron audífonos para escuchar la transmisión. Podían elegir entre dos sociólogos comentando la manifestación, un concierto en vivo, una conferencia filosófica grabada, material de archivo tomado en manifestaciones anteriores y finalmente un dj con música dance.

La intención era provocar en los participantes y espectadores de la marcha la sensación de que ésta era un performance y que se analizara el papel de ella en la historia de los movimientos de izquierda en la región.

Con esta acción, Public Movement desplaza el significado de la demostración. Dejó de ser una protesta contra algún tema en particular para convertirse un ejemplo de la manera en que se realiza una protesta.
El interés del dúo es probar la capacidad de acción política y estética de un grupo de personas actuando en el espacio público. Para ello, crean coreografías, formas de orden social y rituales abiertos y encubiertos.

Estas formas de acción grupal se confrontan con las normas que se han impuesto sobre el espacio público y la fuerza de los agentes que actúan en él.

También cuestionan los estereotipos de identidad y los rituales que regulan la convivencia: no olvidemos que en buena parte del mundo occidental se requiere un permiso del gobierno para protestar en la calle contra él.

Las manifestaciones organizadas por Public Movement tienen como fin mostrar al grupo en acción bajo distintas formas: marchas, actos ficticios de odio, nuevas danzas tradicionales, movimientos sincronizados, espectáculos y recreación de momentos específicos de la vida de individuos, comunidades y organizaciones.

Cabe preguntarse, ¿qué sentido tiene entonces manifestarse si no es contra o a favor de algo en particular? Al convertirla en espectáculo, podemos tomar distancia y preguntarnos ¿qué sentido tiene una marcha de trabajadores, o cualquier otra, si es organizada por el Estado?

¿Hay motivos para seguir usando estas formas de protesta cuando todas las evidencias muestran que se han vuelto inocuas?

Quizá las formas de operación de Yahalomi y Krieger no cambiarán el mundo, pero sí pueden contribuir a cambiar la forma en que queremos cambiar al mundo.
Tags