×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¡Manos a la obra!
Alejandra García 22-07-2014 20:20 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Oscar Baez / Hay actividades para peques de 4 a 10 años.
Oscar Baez / Manos inquietas encontraron la forma de tejer emociones y colores.
Oscar Baez / Ellas eligieron trabajar en bastidor.
Oscar Baez / Cuco Guevara, con Enrique Salazar.
Oscar Baez / Si no se sienten a gusto en un taller, pueden cambiar.
Oscar Baez / A las mujeres les encanta hacer muñecas de hojas de maíz.
Oscar Baez / Hay espacio para niños y adultos.
Oscar Baez / Ana Andrea y Vika Erreola.
Oscar Baez / También aprenden a hacer sillas de tule.
Llena de vida y color luce la Plazuela Miguel Auza por las decenas de personas, entre niños y adultos, que aprenden a crear detalladas piezas en los talleres de la Subsecretaría de Desarrollo Artesanal.

Entre los cursos que se imparten están cartonería, cantera, modelado de barro, cestería, textil en bastidor, sillas de tule, cerámica, tejido, bolsas de ixtle, arte huichol, piedra volcánica, hoja de pino, tallado de madera y hoja de maíz.

Hasta este lunes tenían registradas 144 personas interesadas en aprender, 60 adultos y 84 niños para ser exactos, aunque aún hay espacio para más.

Muchos niños de los municipios de Jerez, Calera, Guadalupe y de otros lugares como la Ciudad de México, decidieron pasar sus vacaciones en estas lindas actividades.

Comentaron que en sus localidades no hay actividades como estas o les resulta muy costoso asistir.

Los maestros encargados de los talleres han sido seleccionados porque son los mejores en su materia y destacan en su área con premios, además de tener mucha paciencia para la enseñanza de los pequeños.

María de Jesús Romo, por ejemplo, encargada del curso de labores de aguja, ha recibido premios nacionales que la avalan como buena maestra.

“Les gusta tanto lo que hacen, que lo enseñan con mucha facilidad”, dijo a Imagen la subsecretaria de Desarrollo Artesanal de la Secretaría de Economía de Zacatecas (Sezac), Milagros Hernández Muñoz.

Los niños pueden elegir qué curso tomar y si no están a gusto en uno, pueden cambiar de mesa, siendo las clases de cerámica, telar y piedra volcánica los favoritos.

Los adultos suelen elegir la creación de sillas de tule y muchas señoras adoran hacer muñecas de hojas de maíz.

La misma directora Hernández Muñoz ayuda a los pequeños de escasos recursos que quieran aprender proporcionándoles los materiales necesarios, pues ella no duda que alguno se convierta algún día en artesano.

Para mayor seguridad de los infantes, siempre hay gente estratégicamente acomodada cuidándolos para que no entren extraños ni se salgan del espacio destinado para las actividades, hasta que lleguen sus padres por ellos.

El 1 de agosto, día último de los cursos, los alumnos presentarán sus obras al público para que valoren su esfuerzo de dos semanas.

Aún hay espacio para todos aquellos interesados en aprender en alguno de los cursos, con una mínima cuota de recuperación de 150 pesos.
Tags